Una nena trans de 5 años fue anotada con su identidad de género autopercibida: "Al año usaba repasadores para simular el pelo largo"

Sociedad
Lectura

El jueves pasado, en la oficina del Registro Provincial de las personas de Azul, Provincia de Buenos Aires, una niña trans de 5 años, junto a su familia, pudieron lograr la

anulación de su partida de nacimiento y reemplazarla por una nueva, que refleja su nombre y su género autopercibido.

El viaje de Flor comenzó cuando tenía un año y medio y su partida decía que era un varón. Su mamá comenzó a notar cómo su hijo utilizaba remeras a modo de vestido y le pedía repasadores para simular tener el cabello largo.

"En ese momento, nos causaba gracia porque pensábamos que estaba jugando y no nos dábamos cuenta lo que ella nos quería decir”, contó Mariana, la mamá, al canal de noticias TN.

El segundo mensaje que envió salió directamente de sus palabras: dijo que era una nena. Pero los padres se oponían, le decían que no, que era un varón. Ella se enojaba y se ponía mal.

Tanto Mariana como Lucas -el papá- empezaron a visitar distintos especialistas y en una primera consulta profesional con el pediatra, el médico opinó que tal vezimitaba a una figura femenina que admirara. Que no le dieran importancia.

Luego llegó una visita con una psicóloga, quien les dio una respuesta tajante: les recomendó reprimir los sentimientos de su hija y ocultarle la ropa, zapatos y maquillaje de su madre.

Los padres debieron, entonces, decirle que los cosméticos eran peligrosos para su salud, se los escondían. Y, mientras tanto, la incentivaban a que jugara con 'cosas de nenes'. Nada hacía cambiar esa sensación que cada vez más pedía salir.

La familia cuenta que su peregrinaje con médicos y psiquiatras los llevó hasta la doctora que es quien la atiende en la actualidad. Fue ella quien después de varias sesiones le puso palabras a lo que pasaba: "Ella es una nena trans".

A partir de ahí, los padres le dieron mayor libertad: “Un día nos dijo que se llamaba Florencia y se lo hizo saber a todo el mundo. En una oportunidad se lo planteó al abuelo paterno por teléfono y le dijo 'de ahora en más, yo me llamo Flor'”, contó Mariana.

Luego de recibir asesoramiento del Área de Género de la Provincia de Buenos Aires y junto a un abogado, efectivizaron la anulación del documento y se les entregó una nueva partida de nacimiento. El papel sirvió también como un nuevo nacimiento, el de Flor.

AFG