El gobernador habría dispuesto un aumento salarial para la policía tras las protestas pero los efectivos de la bonaerense se niegan a abandonar la calle sin antes conocer la nueva escala salarial. La queja de los uniformados también alcanza a la falta de combustible y móviles. “Nos quedamos varados en los enfrentamientos con los ocupas de tierras que nos tirotean y no recibimos apoyo”. “No nos alcanza para comer, estamos todo el día con mate y bizcochos”, aseguro un efectivo.

Cargando...