Presionado por los intendentes, Axel Kicillof podría cederles parte de los fondos que le quitan a la Ciudad

Politica
Lectura

Axel Kicillof analiza qué destino les dará a los fondos adicionales que le concedió el Gobierno nacional en medio de la crisis policial. Aunque en la Provincia aseguran que todavía

no recibieron un pedido formal de los intendentes, el gobernador no descarta girar a los municipios parte del excedente que disponga tras costear el pago de aumentos de sueldos de los efectivos de la Bonaerense con el "Fondo de Fortalecimiento Fiscal de la Provincia de Buenos Aires” que creó Alberto Fernández

Ese programa estará respaldado por los recursos que el Presidente le quitó a la Ciudad, pero no llegará a la Provincia bajo ese concepto.De ahí que, como plantean en la Provincia, Kicillof puede disponer libremente de los fondos sin incluir a los municipios. “No es obligatorio (coparticiparlos), pero Axel todavía no decidió qué va a hacer”, dicen cerca del gobernador ante la consulta de Clarín. La misma respuesta recibió de Kicillof un intendente peronista que en las últimas horas le preguntó al respecto vía Whatsapp. 

El tema también genera inquietud en algunos alcaldes opositores que, si ya mantenían un vínculo tenso con la administración Kicillof incluso en plena pandemia, ven en el conflicto entre Nación y Ciudad la caída del último dique de contención a los sectores más radicalizados del kirchnerismo. Uno de ellos ya habló con un referente del oficialismo para hacer tándem juntos en la presión al gobernador. 

El gobernador Axel Kicillof en la presentación del Plan Integral Seguridad para Provincia, con un efusivo saludo a su ministro de Seguridad, Sergio Berni. Foto Mauricio Nievas.

El gobernador Axel Kicillof en la presentación del Plan Integral Seguridad para Provincia, con un efusivo saludo a su ministro de Seguridad, Sergio Berni. Foto Mauricio Nievas.

Parte de la indefinición de la Provincia tiene que ver con que todavía no hay certezas sobre cuánto será el excedente. Según fuentes del Gobierno nacional, el 1,18 por ciento que dejará de recibir la Nación y pasarán a engrosar las arcas provinciales representarán en 2021 unos 50 mil millones de pesos. Pero el ministro de Hacienda el bonaerense, Pablo López, todavía hace números para determinar el impacto fiscal que tendrá el aumento a los 90 mil policías bonaerenses.

En paralelo, se suma la delicada situación financiera de la Provincia: fuentes oficiales estiman que el déficit para 2021, a pesar de este ingreso adicional, superará los 100 mil millones de pesos. "Pensar que el problema estructural que Buenos Aires acarrea se resuelve con un punto de coparticipación es un error. Pero es importante haber conseguido que se reconozcan estos fondos de forma permanente", apuntan desde la gobernación.

Sin embargo, admiten que Kicillof no cerró la puerta a repartir el excedente, una vez que cubra la suba de los sueldos de la Bonaerense. "Está todo en análisis, todavía es muy prematuro para dar una definición”, advierten. Se descuenta que la presión de los alcaldes irá en aumento. Varios de ellos tienen interlocución directa con el Presidente y, como contó Clarín, le manifestaron su enojo a la ministra de Gobierno provincial, Teresa García.

El presidente Alberto Fernández, junto al gobernador Axel Kicillof y la vicegobernadora Verónica Magario, durante el anuncio de la quita de coparticipación a la Ciudad. De fondo, intendentes bonaerenses. Foto Presidencia.

El presidente Alberto Fernández, junto al gobernador Axel Kicillof y la vicegobernadora Verónica Magario, durante el anuncio de la quita de coparticipación a la Ciudad. De fondo, intendentes bonaerenses. Foto Presidencia.

En la puja con los jefes comunales, el gobernador tiene una carta a su favor: no tiene obligación de girar esos fondos. Ni siquiera de asignarlos estrictamente al área de seguridad ya que el decreto que firmó Fernández sólo estipula que serán usados para "contribuir a sostener el normal funcionamiento de las finanzas de la Provincia". Pero en la Gobernación se atajan a la polémica y aseguran que ese no es el espíritu de la actual administración: aseguran que “en estos meses de pandemia la provincia pagó el sueldo a casi el 90% de los municipios”. 

“Nunca los municipios recibieron tanto como desde que asumimos”, enfatizan en La Plata, donde suelen recibir con escepticismo las críticas que trascienden -fuera de micrófono- de los intendentes en los medios de comunicación. “Ahí son todos guapos pero a Axel nadie le dice nada en la cara. Nosotros trabajamos con los 135 intendentes”, es el razonamiento.

En rigor, opositores ya han hecho críticas públicas a Kicillof y en privado habla de "incumplimiento de acuerdos"; mientras que desde el peronismo, por el momento, prevalece el alineamiento partidario sobre de la desconfianza que caracteriza esa relación. Y saben que el principal sostén político del gobernador es Cristina Kirchner

El kicillofismo se apoya en los números de la gestión para desarticular cuestionamientos. De acuerdo a cálculos oficiales, el gobierno bonaerense asistió a los municipios por alrededor de 17 mil millones de pesos, “mediante aportes tanto reintegrables como no reintegrables, leasing, y autorizaciones de endeudamiento”.

Detallan que los Aportes del Tesoro de la Provincia, transferencias no reembolsables, representaron el 67% de la asistencia total.

El jefe gobierno Horacio Rodríguez Larreta, cuando anunció que iría a la Corte por la poda en la coparticipación. Foto Germán García Adrasti.

El jefe gobierno Horacio Rodríguez Larreta, cuando anunció que iría a la Corte por la poda en la coparticipación. Foto Germán García Adrasti.

Adicionalmente a estos aportes no reintegrables, se creó el “Fondo Especial de Emergencia Sanitaria de Contención Fiscal Municipal”, por 4,5 mil millones de pesos, para auxiliar con recursos reembolsables pero sin costo financiero; al pago de sueldos de los empleados municipales y otras prestaciones.

Más allá del planteo de la Provincia, los intendentes mantendrán la presión, que incluye a otro enemigo político en la interna oficialista: el ministro de Seguridad bonaerense -y como Kicillof hombre de Cristina Kirchner-, Sergio Berni. Días atrás, los jefes comunales del Conurbano recibieron un fuerte gesto de Alberto Fernández, quien en el marco del lanzamiento del Plan de Seguridad, les aseguró el envío de unos $ 7.500 millones, a repartir de forma directa y según cantidad de habitantes.

Son fondos que irán a las arcas provinciales pero sobre los que el gobernador tendrá una intervención acotada: sólo le deberán demostrar que estarán destinados a la compra de patrulleros y equipamiento y tecnología para el combate del delito. Es decir, no les podrá "pisar" los fondos. "Esa es la intención de Alberto", interpretó un alcalde que articuló el pedido en la Quinta de Olivos.