Por unanimidad, el Senado aprobó el proyecto de canje de deuda en legislación local

Politica
Lectura

El Senado ​aprobó por unanimidad el proyecto de reestructuración de la deuda emitida en dólares bajo legislación argentina -estipulada en 41 mil millones de dólares- en condiciones equitativas

al canje propuesto para la deuda externa. El texto fue girado a la Cámara baja que tiene previsto tratarlo la semana que viene.

"Esta ley es un reflejo de las prioridades y hace justicia. Se han hecho los mismos esfuerzos que para la deuda bajo legislación extranjera. Busca reafirmar un camino de desarrollo que permita cumplir los compromisos siendo realistas. Queremos pagar, pero no con el hambre y el sufrimiento de los argentinos que vienen golpeados y no tienen la culpa de sufrir políticas económicas erradas. Debemos cumplir, no queremos que el país esté en default. Por todo esto, solicitamos la aprobación de esta ley", señaló el oficialista Carlos Caserio, presidente de la comisión de Presupuesto de la Cámara alta.

La oposición aclaró desde un inicio que acompañaría la iniciativa.

"Es importante el tratamiento igualitario, si no los que confían en legislación local terminan siendo la variable de ajuste", señaló el radical Martín Lousteau y agregó: "En virtud de las facultades no es necesario tratar esto en el Congreso. Es probable que sea una condición de los abogados de los tenedores de títulos en ley extranjera -que se ve que no conocen la historia de nuestro país- o que sea para reforzar la propuesta hecha por el Gobierno que ya hemos dicho que apoyamos. Cualquiera sea el motivo lo vamos a acompañar porque fortalece la posición negociadora de Argentina de cara a sus acreedores extranjeros", planteó

La bancada de Juntos por el Cambio solo pidió una modificación en la redacción del artículo en el que se detalla el derecho a los bonistas a acceder a una mejora si esta se diera en el canje de deuda externa, algo conocido como la cláusula RUFO. "Sería mejor que quede estipulada desde la entrada en vigencia de esta ley porque todavía no tenemos fecha de invitación al canje y hay un plazo", planteó Lousteau.

"En buena hora que apoyan, pero humildemente, es lo menos que pueden hacer después del desastre que nos dejaron", señaló el kirchnerista Oscar Parrilli.

La iniciativa había tenido dictamen la semana pasada en la comisión de Presupuesto, donde fue defendida por funcionarios del Gobierno.

El secretario de Finanzas, Diego Bastourre, mencionó ese día que entre los incentivos para entrar están, además de reconocer más plazo de los intereses devengados, la posibilidad de hacerlo aún cuando se haya cerrado la operación.

"Una de las novedades de la propuesta es que se incorporan las opcionalidades para títulos públicos en pesos y hay un artículo que plantea que para aquellos acreedores que no desean participar vamos a diferir los pagos hasta 31 de diciembre de 2021", explicó.

El plazo de apertura de canje lo definirá Economía una vez que la ley quede sancionada. Se estima que será de entre dos o tres semanas.

AFG