Los argumentos del Gobierno para cruzar a Horacio Rodríguez Larreta y las discusiones pendientes entre Nación y Ciudad

Politica
Lectura

El Gobierno salió a defender la decisión del presidente Alberto Fernández de quitarle un punto de coparticipación a la Ciudad para otorgárselo a la Provincia y cruzó públicamente al jefe de

Gobierno Horacio Rodríguez Larreta, que advirtió que recurrirá a la Corte Suprema y tildó la iniciativa de "inconstitucional". El ministro del Interior Eduardo “Wado” de Pedro fue el encargado de defender los argumentos del Ejecutivo.

En un mensaje grabado de tres minutos, sin precedentes desde su asunción, el ministro político cargó contra la decisión del Ejecutivo porteño de recurrir al máximo Tribunal. “Siempre supieron que recibieron más y que esos recursos no les correspondían”, sentenció.

“La decisión anunciada por el presidente subsanó una gran injusticia. Esta injusticia también es una inmoralidad”, añadió de Pedro.

El ministro insistió en que la transferencia de recursos nacionales, que se autorizó por decreto durante la administración de Mauricio Macri para cubrir el traspaso de la Policía Federal a la Ciudad, debería haber sido tratada en el Congreso. “El Jefe de Gobierno de la Ciudad anunció que recurrirá a la Corte. Dice que la norma es unilateral e inconsulta. Esto no es así. Si consideran que este decreto es inconstitucional, entonces también lo es el decreto con el que Macri casi triplicó arbitrariamente y de manera discrecional los fondos del Gobierno de la Ciudad", cuestionó.

El Presidente pretende que la discusión ahora se traslade al Congreso. “Allí vamos a transparentar la discusión”, sostienen funcionarios de Interior para acallar las voces de los funcionarios porteños que afirman que el aumento de 1,4 a 3,75 (y 3,5) finalmente de los envíos nacionales no alcanzan a cubrir el funcionamiento de la Policía de la Ciudad.

En la jefatura de Gobierno porteña sostienen que la medida es inconstitucional porque se afecta a un presupuesto en curso. En la Casa Rosada razonan que, con el mismo argumento las demás provincias podrían recurrir al máximo Tribunal y solicitar un fallo en sentido contrario, porque se afectaron los recursos nacionales de los últimos tres años. “Por ahí no les conviene ir a la Corte”, resumen en Balcarce 50.

Asumen que un fallo adverso podría derivar en un pago retroactivo de la Ciudad. La discusión por la quita de los recursos a la Capital había quedado paralizada por la pandemia. Larreta estaba dispuesto a ceder el equivalente a medio punto de coparticipación cuando la Nación pretendía avanzar con una merma de un punto y medio. “Estábamos dispuestos a resignar medio punto, no porque no nos correspondiera, sino porque era un gesto en un contexto difícil”, señala uno de los ministros más cercanos al jefe de Gobierno.

En el ministerio del Interior insisten en que la transferencia de recursos antes era inmoral, pero ahora es “insostenible”. Destacan que el traspaso de la Policía se hizo con un promedio de los sueldos más altos de los agentes y se incorporó a los agentes de la ex fuerza Metropolitana, la de Tránsito y de la Guardia Urbana que ya estaban en funciones.

En la Ciudad rechazan esa versión y recuerdan que la discusión con la entonces ministra de Seguridad Patricia Bullrich por el traspaso fue en muy duros términos. “Ella estaba defendiendo su presupuesto”, dicen.

Al mismo tiempo, otras discusiones por partidas atraviesan la relación entre el Presidente y el jefe de Gobierno. El Gobierno reclama por el traspaso de predios nacionales que fueron cedidos a la Ciudad durante la gestión de Macri. Cerca de Larreta sostienen que esos acuerdos no fueron convenientes para el distrito sino una forma de cobrar deudas de Nación.

Por otra parte, la Nación debe trasladar competencias penales a la Justicia de la Ciudad, un capítulo que se incorporó a la Reforma Judicial pero podría encontrar otro canal. En la Capital habían calculado que el costo de esta transferencia podría ser de entre $12 mil y $22 mil millones.

El tono del ministro del Interior contrastó con el del Presidente, que en un acto al mediodía con gobernadores afirmó que el vínculo con Larreta no se resentirá. “Ningún diálogo se rompe a veces, a algunos le duelen renunciar a algunos privilegios, pero el diálogo es el modo (de resolver las diferencias), no conozco otra manera”, sentenció el mandatario.

Horas más tarde, De Pedro hizo una salvedad. "Ese diálogo no puede ser un diálogo de sordos, ni de pícaros", sostuvo. El jefe de Gobierno solía visitar al ministro asiduamente en la Casa Rosada, para coordinar las acciones en medio de la pandemia. De Pedro cuestionó en duros términos públicamente el accionar de la Policía porteña en agosto pasado, críticas que fueron amplificadas por Cristina Kirchner. 

Desde el miércoles, el diálogo entre los ejecutivos de la Ciudad y de la Nación está interrumpido. Está previsto, que a comienzos de la semana, vuelvan a verse las caras para definir la próxima etapa de la cuarentena.  

Mirá también
Larreta y la Corte Suprema