La poda a la Ciudad unificó a Juntos por el Cambio en el respaldo a Rodríguez Larreta, pero no saldó las internas

Politica
Lectura

El recorte de la coparticipación a la Ciudad dispuesto por Alberto Fernández aglutinó a los referentes de Juntos por el Cambio en el rechazo y el respaldo a Horacio

Rodríguez Larreta. El jefe de Gobierno quedó casi obligado a responder de manera firme y el impacto diluyó las discusiones sobre el posicionamiento del espacio, aunque por poco tiempo.

Actualizado, reapareció el debate sobre la relación con el oficialismo y la estrategia electoral, a la vez que generó ruidos internos el texto de Mauricio Macri con duras críticas a la Casa Rosada y elogios a las movilizaciones de protesta.

La réplica de Rodríguez Larreta, sin ocultar la bronca y con el anuncio del reclamo ante la Corte Suprema contra el decreto por el que la Ciudad pasará de recibir de 3,5% a 2,32% de los recursos coparticipables, cosechó el apoyo incluso de los dirigentes más duros de la coalición opositora. La disputa lo subió al centro de la escena y marcó un quiebre en el vínculo con el Gobierno, más allá de que durante el fin de semana retomaron los contactos informales y chats entre funcionarios de las dos administraciones.

En ese contexto la publicación de Macri en La Nación para “romper el silencio” -como él mismo marcó- no cayó bien en algunos sectores. “Es una carta de un ex presidente, que tiene derecho a dar una opinión, pero no dice nada nuevo ni cambia nada. Parece querer decir 'miren que acá estoy'”, buscó quitarle relevancia un dirigente cercano a Rodríguez Larreta. “Para no perder terreno, ya hace rato que tiene ganas de hablar”, evaluaron desde el radicalismo.

“El texto tiene que ver con un debate importante en relación a nuestras ideas centrales. Y es la posición de Juntos por el Cambio”, aseguró Patricia Bullrich, titular del PRO. En el texto Macri habló de un ataque “sistemático y permanente” contra la Constitución por parte del Gobierno. Antes de la quita de la coparticipación a la Ciudad, a su regreso de su viaje por Francia y Suiza, el ex mandatario daba por superado el debate entre intransigentes y conciliadores por la creciente confrontación que se venía generando y lo que ya consideraba una “radicalización” del Frente de Todos.

A los pocos días, en la reunión de la mesa nacional, Rodríguez Larreta ratificó su mirada sobre la estrategia: “Tenemos que crecer hacia el centro”. En ese encuentro hubo un cruce entre Martín Lousteau y Bullrich, por la visita del senador a Alberto Fernández en la Quinta de Olivos y las posiciones de la coalición. “El Gobierno va a seguir con una agenda complicada, va ser tema de debate otra vez”, adelantó uno de los integrantes de la mesa, del lado de los intransigentes, sobre la reunión de este lunes.

“El Gobierno tomó una orientación decididamente kirchnerista y eso fortalece más nuestra unidad. Lo que queda es ver una gestión como la de Cristina Kirchner. A ella lo único que le importa es ganar la provincia de Buenos Aires”, dijo Alfredo Cornejo -titular de la UCR- a Clarín.

Con entrevistas en diferentes medios, Emilio Monzó también alimentó la discusión. "He escuchado hablar de la mesura como tibieza: para mi tibio es ir al extremo, es simplificar, son posiciones populistas (…) Nos cuesta mucho hacer un cambio generacional definitivo. Creo que Cristina y Macri tienen que ser una etapa terminada", sostuvo el ex titular de la Cámara de Diputados. Publicada la carta de Macri, con Rogelio Frigerio dejaron trascender: “Es una réplica del discurso que alcanzó para ganar en 2015, pero que en 2019 terminó en derrota. Seguimos alentando grietas que enrarecen aún más el clima negativo que potenció el Gobierno en los últimos 40 días".

Con posiciones en línea con ese sector, Lousteau coincidió con otra de las definiciones de Monzó sobre que “es tiempo de orquestas y no de solistas”, en referencia al texto de Macri. “La conferencia de prensa de Horacio mostró eso, una orquesta, con dirigentes jóvenes con compromiso de gestión y mujeres. La carta no tiene ninguna relevancia, en todo caso muestra mezquindad”, cuestionaron cerca del senador radical. “Pasó lo que Mauricio venía diciendo. Y en realidad Horacio queda ahí a pesar suyo, por decisión de Alberto Fernández, que sólo lo sentó para legitimar la cuarentena y avanzó con todos los temas de conflicto”, devolvieron del lado del ex presidente. El debate continuará, aun con otro escenario.