Fraude a Independiente: después de cuatro postergaciones, Pablo Moyano será indagado el jueves

Politica
Lectura

Por cuarta vez, la defensa de Pablo Moyano logró que la jueza Brenda Madrid postergue su indagatoria: la última cita estaba prevista para este lunes a las 11. El

abogado Daniel Llermanos había planteado que los plazos de la instrucción de la causa donde se investiga una millonaria defraudación al club Independiente se encontraban vencidos, y también que no confiaba en la seguridad informática de la plataforma virtual a través de la cual iba a declarar bajo la acusación de dirigir una asociación ilícita. La magistrada le pidió entonces al fiscal Sebastián Scalera que fijara una nueva fecha, para que Moyano declare personalmente. Será este jueves a las 11.

Para atender los reclamos del abogado Llermanos, la jueza Brenda Madrid le pidió al fiscal Scalera que "utilice un sistema cifrado de extremo a extremo, ya sea por medio de la aplicación Microsoft Teams u otra herramienta, a fin de garantizar la confidencialidad y privacidad que ya fuera ordenada y evitar lo ocurrido".

Con las garantías del caso, se había fijado una nueva fecha: la indagatoria debía celebrarse este lunes, utilizando la plataforma seleccionada por el Ministerio Público Fiscal. Pero días previos, Llermanos realizó otra presentación respecto al supuesto vencimiento de los plazos de la instrucción de la causa contra Pablo Moyano.

En consecuencia, la jueza Madrid corrió vista a la fiscalía para que se expida sobre un conjunto de planteos y que remita a su vez, los cuerpos principales de la investigación para que se puedan cotejar los plazos de la instrucción. Así, se suspendió por cuarta vez la audiencia. Había que resolver el planteo del abogado de Moyano que entre otras cosas, requería el apartamiento del fiscal Scalera. 

Después de analizar la situación, y en una nueva resolución a la que accedió Clarín, la magistrada resolvió que la instrucción "no se encuentra vencida, y que, teniendo en cuenta los argumentos ya explicitados, considero que se han respetado los estándares de razonabilidad a los que hacen alusión los máximos órganos decisorios en la materia ya precitados, motivo por el cual concluyo que no se hará lugar al apartamiento del Sr. Agente Fiscal, Dr. Sebastián Scalera, solicitado por la Defensa".

Asimismo, señaló que el tiempo que lleva en instrucción este tramo del expediente -la parte principal que involucra a ex barrabravas y a otros dirigentes del club ya fue elevada a juicio oral- responde a la existencia "de una investigación compleja, que tuvo innumerables cantidad de presentaciones, planteos, vistas, traslados, proveídos en razón de los hechos de público y notorio conocimiento ya sabido por las partes", indicó Madrid, en una oblicua referencia a los retrasos causados por Llermanos.

Asimismo, la magistrada explicó que esta investigación tuvo la particularidad de "haberse visto prolongada por la intervención alternada de los distintos Magistrados y Fiscales, las distintas oportunidades en que se dio intervención al Superior Departamental para que resolviera diversas apelaciones, los tiempos transcurridos para resolver los diferentes planteos incidentales, (pedidos de excarcelación, de morigeración, de cese de prisión preventiva, de recusación, de nulidad, etc.)".

La jueza Madrid también recordó "la suspensión de los términos procesales dispuesta por la Suprema Corte de Justicia bonaerense, a raíz de la declaración de pandemia por el virus COVID-19".

Además, aceptó la propuesta de Scalera para realizar la indagatoria de forma presencial en la sala de juicios orales, pues "resulta adecuada por el amplio espacio físico de la misma lo que asegura cumplir con el protocolo de distanciamiento".

La acusación contra Moyano

El denominado "Hecho 1"  que forma parte de la imputación contra Pablo Moyano, sostiene que "desde fecha indeterminada y al menos hasta el mes de noviembre del año 2017, operaba una asociación ilícita, integrada por un grupo variable y no determinado de personas del sexo masculino y femenino, todos mayores de edad, siendo parte de la misma, por un lado, una facción de la hinchada del Club Atlético Independiente (“barra brava”), quienes se reunían habitualmente con motivo de encuentros futbolísticos (...) por otro lado, resultan ser parte de dicha organización criminal directivos, empleados, socios y algunos simpatizantes del Club Atlético Independiente".

En esta estructura que es mucho más amplia, para la fiscalía tuvo un rol preponderante el vicepresidente de la entidad deportiva. La imputación sostiene que los integrantes de dicha asociación ilícita son: Pablo Antonio Hugo Moyano, alias "Salvaje", en su rol de autoridad dirigencial del Club Atlético Independiente, y Pablo "Bebote" Álvarez, como líder de la “barra brava” de Independiente".

Respecto a las acciones de la presunta asociación ilícita, la fiscalía señaló que se dedicó a "defraudar al Club Atlético Independiente mediante la gestión, obtención, impresión oculta y reventa de entradas, “protocolos” de acceso a los espectáculos deportivos de dicha institución, bonos y cuotas sociales por fuera del ámbito societario y sin ingresar el producido económico al patrimonio del Club", Por otro lado, la organización que para la justicia encabeza Pablo Moyano, también se dedicaba a "extorsionar, coaccionar, amenazar e intimidar, mediante el uso de violencia física, verbal o con armas de fuego, a las autoridades de organismos estatales y privados encargadas de la seguridad de los eventos deportivos, como también a directores técnicos, integrantes del cuerpo técnico, jugadores de fútbol y algunas autoridades dirigenciales del Club Atlético Independiente".