En medio de la interna por la Seguridad, renunció un hombre de confianza de Sergio Berni

Politica
Lectura

Tras ser respaldado en las sombras por la vicepresidenta Cristina Kirchner y en público por el gobernador bonaerense Axel Kicillof, en los últimos días el ministro de Seguridad provincial Sergio Berni

bajó su perfil y la intensidad de su interna con su par nacional, Sabina Frederic.

En La Plata, pese a la danza de nombres para reemplazarlo que se barajó la semana pasada, ya nadie duda de su continuidad, pero perdió un hombre de su extrema confianza: se trata del jefe de Gabinete del Ministerio, Mario Baudry , quien presentó su renuncia tras acusar a funcionarios nacionales de montar "operaciones de prensa" en su contra con el objetivo de atacar al ministro.

La renuncia de Baudry, según confirmaron a Clarín altas fuentes bonaerenses, se oficializará en las próximas horas. "Se va de la mejor manera con Sergio. Pero no quiere que se lo siga usando para pegarle al ministro. Va a volver a la actividad privada, pero seguirá en contacto con él", aseguraron fuentes al tanto de la decisión del jefe de Gabinete.

Antes de asumir en Seguridad, Baudry ejercía como abogado -es especialista en Finanzas Publicas y Derecho Tributario- y también estaba ligado a los medios: hasta diciembre dirigió La Tecla, una revista con mucha influencia en la provincia de Buenos Aires.

Pese a no integrar la nómina de funcionarios que acompañaron a Berni durante su paso por la Secretaría de Seguridad de la Nación, Baudry había logrado transformarse en un hombre clave en la gestión en el ministerio y en su primera etapa había logrado esquivar cuestionamientos públicos. Sin embargo, a fines de junio quedó envuelto en un escándalo luego de que el secretario de Protección Ciudadana y Habilitaciones de Brandsen, Marcelo Castillo, lo denunciara por “abuso de autoridad”, al acusarlo de tratar de interceder para que su pareja  no fuera detenida durante la cuarentena por haber sido interceptada circulando sin el permiso correspondiente.

Igual, tras el hecho, Berni lo respaldó. "El jefe de Gabinete me contó su verdad, las verdades no son absolutas, no tengo por qué no creerle. Todas las explicaciones que me dio son correctas", aseguró. Sin embargo, advirtió que se ponía a disposición en la Justicia: "Por suerte hay una denuncia. Y será el juez el que tenga que investigar y, si incurrió en algún delito, será sancionado como corresponde”, adelantó.

Cerca de Berni desmintieron enfáticamente que la salida de Baudry obedezca a ese hecho. "Se fue porque está cansado de las operaciones que estuvieron haciendo", indicaron.

El caso tomó especial relevancia mediática porque la novia de Baudry es Verónica Ojeda, ex pareja de Diego Maradona y mamá de Dieguito Fernando, el hijo menor del astro. En La Plata, sin embargo asocian el revuelo al "fuego amigo" que se advierte en el oficialismo a partir de la interna por la Seguridad. Y señalan las versiones -ya desmentidas oficialmente- que surgieron tras aquel escándalo y daban cuenta de que Ojeda había sido contratada por el Ministerio de Seguridad. 

Esos rumores, sospechan cerca de Baudry, surgieron desde el entorno del presidente Alberto Fernández. 

Incluso, días atrás el propio Baudry así lo expuso públicamente en su Twitter: "Tantos años trabajando en Ezeiza con el mejor y no aprendiste nada, que tenés que inventar que @Veruojeda25 trabaja en el Ministerio, ayudá al presidente @alferdez a cuidar a los argentinos, no en organizar operaciones de prensa. Es momento de sumar, la gente la está pasando mal", escribió, en un dardo dirigido directamente a la Quinta de Olivos.

Sucede que el único funcionario nacional de peso específico y cercano al Presidente que se desempeñó en el municipio gobernado por la familia Granados es Juan Pablo Biondi, secretario de Comunicación Pública y vocero presidencial. 

La salida de Baudry coincide con una decisión que tomó este martes el ministro: le avisó al equipo de comunicación, que está bajo la órbita de la Jefatura de Gabinete, que todo el personal policial que se desempeña en la oficina de prensa desde hace 15 años será reubicado para realizar tareas administrativas en comisarías, lo que generó un fuerte rechazo desde el Sindicato de Prensa Bonaerense (Si.Pre.Bo), que pidió que se mantengan las condiciones laborales vigentes. 

Los cambios internos en sus filas no implican que Berni vaya a dejar su cargo. El jueves, como reveló Clarín, hubo una reunión en el Senado entre Cristina, Kicillof y el jefe del bloque de Diputados del Frente de Todos, Máximo Kirchner, en el que se le dio un fuerte respaldo al ministro en la puja que mantiene con Frederic.

Según confiaron interlocutores de esa cumbre, Cristina considera a Berni un dirigente "muy eficiente" en sus funciones y de una "lealtad indudable". Y lo respaldó cuando tuvo chispazos, incluso, con la hoy gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kirchner. "¿Cómo no lo va a hacer? Está desde la primera hora, como (Carlos) 'El Chino' Zannini, y además sabe", graficaron. Y, lejos de reprocharle su impronta y sus diferencias públicas con Frederic, resaltaron que acerca al espacio a "un público diferente". "Jamás estuvo en duda", insistieron.

Para despejar dudas, aunque ya lo había respaldado públicamente, horas más tarde de aquella cita. Kicillof tuvo otro gesto: lo subió a Berni a un acto con dirigentes del fútbol argentino.

A pesar de haber frenado sus dardos públicos, Berni mantiene sus diferencias públicas con Frederic. Y en las últimas horas sumó el respaldo de un grupo de intendentes que considera que, para acorralar a su rival, la ministra escatima en el número de efectivos federales que envía para el Conurbano. "Nos van a mandar 20 gendarmes, pero ya ni nos quejamos, no tiene sentido. Eso lo tiene que solucionar Alberto", lamenta a Clarín un jefe comunal de contacto frecuente con el jefe de Estado.