El Gobernador Bordet nombra a su hija con suculento sueldo y ella festeja desnudándose artísticamente

Politica
Lectura

Se trata de Florencia, quien hasta hace poco se hacía llamar “Florecita Cucumelo” en las redes sociales por su afición a la marihuana. A pesar de ser tatuadora y artista circense, el gobernador la nombró en la provincia con un jugoso salario.

 

 

 

Florencia Bordet es la hija del primer matrimonio de Gustavo Bordet, gobernador de Entre Ríos. Su desinterés en las actividades del padre se hizo patente hace tan sólo unos meses. Mientras el gobernador iniciaba una guerra abierta contra el narcomenudeo, ella se autobautizó en las redes como “Florecita Cucumelo” y se posicionó como una ferviente defensora de las setas alucinógenas y la marihuana.

El poder del nepotismo pudo más. A pesar de existir una exagerada cantidad de profesionales ociosos en Entre Ríos, Bordet nombró a su hija Florencia, cuyo currículum desvaría entre los tatuajes y las actividades circenses, como directora Administrativa de la Administradora Tributaria de Entre Ríos (ATER). La decisión fue tomada apenas meses después de que el por entonces presidente, Mauricio Macri, firmara un decreto para terminar con el nombramiento de familiares en la administración pública.

Durante los últimos meses, Florencia optó por un nombre algo más discreto en sus redes y lo cambió a “florbordet”. Sin embargo, poco y nada se supo de su interés en la administración pública. Lejos de ello, soltó la temática de la marihuana y los alucinógenos para especializarse en fotos supuestamente artísticas, en la que luce desnuda.

Tatuada y con el pelo teñido de rosa, utiliza las redes sociales para fotografiarse como Dios la trajo al mundo, en poses circenses ante el aplauso de sus seguidores. Florencia provocó así un nuevo dolor de cabeza para su padre, Gustavo Bordet, quien todavía debe explicar bajo qué fundamentos eligió como administradora de los tributos entrerrianos, con un inusual contrato de 100 mil pesos que se extiende hasta el año 2040, a alguien cuyo único interés pareciera radicar en las drogas, el nudismo y los malabares callejeros. 

Fuente Realpolitik

Cargando...