Alberto Fernández habló con el nuevo presidente del BID para descomprimir la tensión con Washington

Politica
Lectura

El presidente Alberto Fernández habló con el futuro presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, Mauricio Claver Carone. De acuerdo a lo confirmado por altas fuentes del Gobierno a Clarín,

el sábado, tras la derrota del frente regional que encabezó la Argentina para voltear al candidato de Donald Trump a la jefatura del BID, el último sábado, las partes enfrentadas comenzaron a desandar la tensión y empezar a delinear un futuro de mutua conveniencia.

Fernández y Claver Carone hablaron por teléfono ese mismo día para limar asperezas, en principio. Según reveló a la agencia Reuters, quien a partir del 1 de octubre asumirá el cargo que durante tres lustros tuvo el colombiano Luis Alberto Moreno buscará  "ayudar a la Argentina a negociar un nuevo programa con el FMI para reemplazar el acuerdo fallido de 2018, que ya ha visto desembolsados ​​alrededor de 44.000 millones de dólares".

"Obviamente pidieron ayuda y apoyo con la negociación del FMI, y esperamos hacerlo", dijo Claver-Carone, quien siendo asesor para la región en la Casa Blanca estuvo por detrás en su momento del apoyo que Trump le dio a la Argentina de Mauricio Macri en el multimillonario paquete que el Fondo concedió en 2018.  “Queremos verlos entrar en un programa con el FMI. Queremos ayudarles en eso ", dijo Claver Carone al referirse a la conversación telefónica con Fernández. 

Si bien para la Argentina hubo una derrota en múltiples frentes diplomáticos de su estrategia contra el candidato de Trump (no logró quitar quórum a la votación, ni la postergación de la misma, ni apoyos suficientes para su candidato, Gustavo Beliz, ni tampoco un nivel de abstención que volteara al candidato de Trump) también hubo un contundente mensaje para Estados Unidos y para la región.

Claver Carone ganó el sábado con el apoyo de casi el 67% de los accionistas del BID y 23 de los 28 países de la región, para un mandato que durará cinco años. Pero, al mismo tiempo, 16 países se abstuvieron, entre ellos, además de Argentina, Chile, Costa Rica, México. Claver Carone también habló con los presidentes y cancilleres de esos países. 

Fuentes de organismos consultadas por este diario destacaron "como muy digna" la posición argentina, aunque fuera una derrota. Y opinaron que puso en evidencia que hay un frente de 16 países que expresaron su opinión a través de comunicados y finalmente a través de una abstención que no estaban de acuerdo con que Estados Unidos impusiera por primera vez en las seis décadas de vida del banco a un candidato propio para la presidencia, lo que rompió los usos y costumbres por los cuales ese lugar lo ocupaba un Latinoamericano. 

En las rondas de prensa que mantuvo este lunes, Claver Carone reiteró: "Ahora vamos al capítulo con el mandato que tenemos a enfocarnos en una gestión unificadora". Y si bien dijo que va a "trabajar para todos", remarcó que no quería otra década perdida, por la prologada presencia, burocratización y falta de brillo en la que terminó la gestión de Moreno -que en su primera votación de 2005 obtuvo el 56% de los votos-, en una región en la que la penetración económica y financiera de China figura entre las principales preocupaciones de Washington.

Claver Carone se dedicará ahora a armar su equipo, donde se verá si los brasileños y mexicanos ganarán espacio, los primeros porque fueron aliados de la primera hora, los segundos porque al final le mostraron a la Argentina que su apoyo a Beliz tenía límites. En el banco hay una alta presencia de argentinos. 

En el Gobierno argentino, entre tanto, hay una doble expresión sobre lo que dejaron estos meses y la votación del sábado. Si bien el acercamiento a Claver Carone y las negociaciones que se iniciaron muestran la voluntad de acercarse ahora a Washington, desde la cartera del canciller Felipe Solá -que rechazó asistir al Congreso para explicar la situación por pedido de la oposición- señalaron: "Confiamos que para negociar, es mejor plantar bandera con tus convicciones que ser dócil".