El Gobierno espera un déficit récord y apunta a financiarlo con emisión y deuda

Economia
Lectura

El secretario de Hacienda, Raúl Rigo, dijo el martes en una presentación ante legisladores que el déficit fiscal primario será 6,8%-6,9%. “Vamos a tener los recursos creciendo 17,2 % respecto al

presupuesto vigente, y los gastos aumentando al 39,2 %. Eso nos dejaría en un resultado primario de $ 2.214.193 millones, cifra que representa prácticamente un 6,8 % o 6,9 % del PBI. Producto de estos incrementos de recursos y gastos, el resultado financiero estaría en torno a los $ 3 billones negativos”, señaló. En respuesta al comentario de un legislador que dijo que ese desequilibrio equivalía a más de 8 puntos del PBI, Rigo sólo asintió.

Sin embargo, y teniendo en cuenta que el propio secretario dijo más tarde en la presentación que el PBI 2020 sería unos $ 28,8 billones, se precisa de ahí que el déficit financiero equivaldría a 10,4% del PBI y no “más de 8 puntos”. Así lo consignó un trabajo de la Fundación Alem sobre las implicancias del proyecto de ley de Ampliación del Presupuesto. “El nivel más elevado desde la recuperación de la democracia”, señaló en relación al desequilibrio fiscal.

Rigo prosiguió su presentación. Adelantó que las necesidades de financiamiento son $ 1,3 billones. “Eso es lo que necesita la administración nacional para financiar esta ampliación presupuestaria hasta el final de ejercicio. Las fuentes de financiamiento serán dos: utilidades del Banco Central por un $ 1,01 billones y colocaciones en mercado de deuda doméstica por 290.948 millones”.

Sin embargo para los privados las cifras podrían ser más altas. La consultora Eco Go señaló en un informe que, “el déficit fiscal remanente hasta diciembre, prácticamente duplica las utilidades del Banco Central aún no distribuidas” y que restaría hasta fin de año una emisión de $ 1,85 billones adicionales que “o bien forman parte de la base monetaria o de los pasivos remunerados”.

A través de una modificación legal en la valuación del patrimonio del Banco Central, el Tesoro cuenta con mayor margen para financiarse con vía la autoridad monetaria -ahora las letras del banco se valúan a una cotización técnica en lugar de mercado-.

El Gobierno entiende que utilizar los recursos del Banco Central podría fogonear una aumento de la brecha cambiaria y, ergo, de la inflación, si las tasas de interés en pesos no incentivan las colocaciones de instrumentos en moneda local.

Precisamente Economía apuesta a esto último: el mercado de deuda local para financiarse. Luego de un arranque errático en el año mostrando traspiés como por ejemplo con el bono AF20, Guzmán luego ofreció tasas por encima de la inflación, ofreciendo rendimientos positivos y de ese modo replicando la misma estrategia que había hecho el macrismo hasta las PASO de 2018: no pagar la deuda sino renovarla. La licitación de ayer fue un ejemplo. Máxime luego de que el ministro dijera el martes a la agencia Bloomberg que aún cuando cierre el acuerdo con los bonistas para reestructurar la porción de la deuda en dólares emitida bajo legislación extranjera, la Argentina demorará “un tiempo” en volver a colocar deuda en los mercados internacionales.

“Pensando que conviviremos con el virus por un tiempo largo, no veo alentador este plan fiscal”, dice Guido Lorenzo, de la consultora LCG. “Sin financiamiento, será emisión, inflación reprimida y brecha cambiaria”.

“No hay ninguna especificación sobre qué se prevé hacer en materia de política monetaria y cómo juega con la política fiscal -señala el trabajo de la Fundación Alem en base al proyecto que ampliación del Presupuesto-, hecho que cobra una particular relevancia teniendo cuenta el propio proyecto prevé que solo las utilidades del Banco Central financien más de la mitad del desequilibrio fiscal previsto para este año según las propias estimaciones oficiales en 10,4% del PIB, el nivel más elevado desde la recuperación de la democracia. Este punto también se vincula con el anterior en la medida que no está claro cuál será el mecanismo para allegar parte de ese financiamiento a las provincias”.