Cepo XXL: por qué el Gobierno dice que no tocó el cupo de 200 dólares

Economia
Lectura

Todas las posibilidades estaban sobre la mesa hace semanas en la cuestión con el dólar. Pero el temor oficial eran las consecuencias que podía provocar en la economía argentina, de por

sí debilitada, adoptar una u otra medida de “shock”: más brecha entre el dólar oficial y los financieros y el blue, impacto en la ya elevada inflación y expectativa de devaluación estaban entre los temores principales.

La situación la sabían insostenible en los despachos oficiales: el ritmo de sangría de dólares en las reservas internacionales no podía seguir y lo que había que atacar era la brecha, en primer lugar. Las condiciones para avanzar con una “normalización” en el mercado cambiario y sacar el cepo aún no estaban dadas, evaluaban.

Fuentes del Gobierno aseguran que las medidas estaban planeadas desde antes del cierre del canje de deuda con los bonistas, operación que en el plano internacional ocurrió a fines de agosto.

Y que existe y existió coordinación entre los principales actores del equipo económico: Martín Guzmán desde el Ministerio de Economía y Miguel Pesce, como presidente del Banco Central, más allá de las diferencias lógicas.

Aún con las medidas ya planeadas de endurecer el cepo y restringir el cupo de US$ 200, tal como se lo conocía hasta el martes al menos, se pactó ponerlas en práctica y anunciarlas de manera conjunta con la presentación del proyecto de Presupuesto 2021, que se envío al Congreso para su tratamiento.

Y si bien en el Gobierno reconocen que Guzmán dijo en una entrevista con La Nación del domingo pasado que no se iba a tocar el cupo de los US$ 200 mensuales, justifican que con los cambios implementados no lo modifican en sí (aunque es discutible por el consumo de servicios como Netflix y Spotify, por ejemplo) aunque saben que sí lo restringe.

En el momento en el que desde el Banco Central comenzaba el martes un encuentro con periodistas para explicar las nuevas medidas para el dólar, Guzmán mencionó: "Estamos enfrentando problemas en lo cambiario. El problema central es que la Argentina necesita robustez vía acumulación de reservas internacionales".

Y adelantó: "El BCRA estará anunciando un conjunto de medidas que forman parte de este esquema de transición que apunta a un horizonte de robustez macro".

La intención oficial pasa, primero, por reducir la brecha cambiaria. Este miércoles, sin embargo, el dólar blue se disparó y oscila en torno a los $ 150, por lo que la diferencia, al menos hoy, está.

Pero la idea es que una vez que se estabilice el nuevo esquema, con una brecha menor al 70% que tocó en las últimas semanas, se pueda enviar señales con la tasa de interés para atraer a los ahorristas hacia el peso.

Todo en un esquema de transición del “super cepo”. Una vez que la economía empiece a acumular reservas, que tendrán que venir por vía comercial, ya que en el Gobierno aseguran que el año próximo no se saldrá a buscar deuda en los mercados internacionales y que los dólares que se consigan del Fondo Monetario Internacional serán solo para repagar el préstamo anterior (es decir, no recursos “frescos”), recién se podrá pensar en un esquema de mayor “normalización” del esquema actual.

No obstante, algo que muchos economistas señalan es que a un cepo es fácil entrar, pero difícil salir. De hecho el esquema que estaba vigente hasta el martes lo implementó el Gobierno anterior y se lo pensó como uno transitorio. Y hoy, aún con el arreglo de deuda conseguido, el apetito dolarizador en la economía vigente está. Y el cepo se reforzó.

NE