Argentina al revés: en un mundo donde sobran dólares y a tasas bajas, acá ponen cepo

Economia
Lectura

“La pandemia trajo el distanciamiento social. La salida de empresas extranjeras y el cepo reforzado, agregó el distanciamiento internacional”, tuiteó el economista y ex gerente general del Banco Central Julio Piekarz.

Argentina puso más restricciones cambiarias y la mayoría de los comentarios de los analistas en las últimas horas, ha sido que los incentivos para exportar y ganar dinamismo en el comercio internacional irán en disminución. Es paradójico porque la economía necesita más dólares y ahora habría menos.

En el Banco Central justifican la medida del martes como “ordenadora” de la oferta de divisas. Señalan que había empresas que demandaban más dólares de lo habitual para cancelar deuda contraída durante el macrismo. “Ahora les pedimos que se organicen y que no bajen todo ese stock tan rápido”, explican curiosamente quienes critican el endeudamiento, algo que no se entiendo bien. Admiten que la frazada es corta, que se deben priorizar los dólares para producir y no para atender las obligaciones de deuda privada que, en todo caso, se pueden reestructurar como hizo el Tesoro con sus acreedores privados y lo hará ahora con el FMI.

El tema de nuevo, y como dijo el propio Alberto Fernández años atrás, ahora va a costar más que entren dólares justo en un momento donde hay exceso de oferta en el mundo.

Ayer, además de Miguel Pesce, habló Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal. Básicamente dijo cuatro cosas: deja en casi cero las tasas de interés (0,1%) hasta 2023, las subiría sólo si la inflación persiste arriba del 2% anual, la Reserva Federal opera como un puente de liquidez entre el sector privado y el Tesoro, pero no es la encargada de tonificar la demanda efectiva de la economía y, finalmente, que Donald Trump ponga más dólares en la economía.

En un mundo de tasas cero, el costo del endeudamiento es más bajo. Y eso es lo que se viene para todo el mandato de Alberto Fernández. Nota al pie: los gobiernos peronistas e han beneficiado históricamente de un mundo de tasas bajas o, al menos, que la Reserva las baje como pasó con Eduardo Duhalde, en el segundo mandato de Cristina Kirchner y ahora con Fernández. Chile, Colombia, Paraguay, Uruguay, Ecuador han salido a emitir deuda en dólares en el último tiempo y seguramente lo volverán a hacer.

Pero además de no poder aprovechar el crédito más barato, el endurecimiento del cepo demorará más la recuperación. Hace unos meses atrás se hablaba de una caída del comercio global del 30% para el año. Ahora del 10%. Pese a los pronósticos pesimistas sobre la globalización, la economía este año caerá cinco veces más que en la crisis financiera de 2009 y, sin embargo, el intercambio comercial mostrará el mismo desempeño. Ayer, la OCDE y Powell dieron pronósticos de desempeño para la economía mundial mejores que los que tenían unos meses atrás.

“¿Por qué Wall Street rebotó del Covid en un tiempo récord?”, se preguntaba esta semana The Wall Street Journal. Además de los estímulos de la Reserva Federal, el Congreso y la recuperación de economías como la china o la alemana, también está el rol de las industrias Tech. Y ahí la Argentina ha dado muestras en los últimos meses de que sus empresas pueden competir y participar de la conversación global para captar la demanda de otros países y hacer negocios en un mundo con liquidez elevada. Pero en la Argentina, mientras tanto, hay cepo y la única liquidez que sobra es la de los pesos devaluados.