Alerta y mucha preocupación de los importadores por el nuevo cepo

Economia
Lectura

Aunque en teoría no los afecta de manera directa, muchos sectores dependientes de las importaciones (autos, motos, electrónicos y bicicletas, entre otros) analizaban con lupa la implementación del nuevo cepo a los

dólares. Desde el martes por la noche, empresarios y ejecutivos se declararon en estado de alerta, intercambiaban opiniones sobre los alcances de las nuevas restricciones y su posible impacto en la compra de insumos y mercaderías para producir. "Hay varias interpretaciones, esto fue muy bruscoy lo tenemos que revisar muy bien", deslizó a Clarín un fabricante de electrodomésticos.

El Banco Central de la República Argentina estableció el martes por la noche un reforzamiento del cepo cambiario y busca frenar la caída de reservas. Las medidas principales apuntan al "dólar ahorro" y a las deudas financieras de las empresas, pero los importadores temenmayores complicaciones para obtener permisos para ingresar insumos al país y también para acceder a las divisas para cancelar compras a crédito, que en algunos casos son de hasta 180 días. "Lógicamente que estamos preocupados con estos cambios y sus alcances", interpretó Lino Stefanuto, presidente de la CAFAM, la cámara de las armadurías de motos.

"En principio el nuevo cepo no nos afecta, pero ahora entramos en un período de dos o tres días muertos, que es el plazo en el que instrumentan las nuevas regulaciones", señaló Esteban Freier, de la COMMBI, la entidad que representa a la industria de las bicicletas. En rigor, las fuentes consultadas coinciden en que el reforzamiento del cepo no impacta directamente en las industrias que importan componentes para producir. Pero temen que podrían complicarse las aprobaciones de las SIMI (Sistema de Integral de Monitoreo de Importaciones) por la escasez de divisas. En este sentido, "ya no se otorgaban permisos para traer motos armadas", subrayó Stefanuto.

Las nuevas regulaciones generaron un estado deliberativo generalizado. En estas horas, se intensifican los contactos y consultas para desmenuzar las comunicaciones del Central. Sin embargo, el Gobierno marcó una clara distinción entre importadores de insumos y de productos terminados para las aprobaciones. "A principios de año, la Secretaría de Industria no reclamó el plan para todo el año, en función del negocio y sobre todo el empleo. Hasta ahora, no tuvimos problemas con los cupos", aclaró uno de los fabricantes fueguinos. De todos modos, reconoce que el reforzamiento del cepo causa alarma.

La escasez de dólares incide particularmente en las importaciones con fines productivos. Sobre este punto particular, "las medidas apuntan a evitar complicaciones a las industrias y es una alternativa para no devaluar", analizan. El gran interrogante es si con esto alcanza para frenar la caída de reservas a corto y mediano plazo. "El próximo paso, sería el de restringir importaciones", añadió. El futuro, en este aspecto, es incierto para muchos importadores, cuyas compras se efectúan en muchos casos con créditos de hasta 6 meses. Un lapso demasiado prolongado para la toma de decisiones en el actual contexto.