Venezuela: Guaidó pasó "a la clandestinidad"

Internacionales
Lectura

El líder opositor venezolano Juan Guaidó, al que la justicia de su país, en manos del régimen chavista,

hostiga con varias investigaciones, está “en la clandestinidad”, afirmó hoy una diputada de su partido, Voluntad Popular, Manuela Bolívar.

Titular de la Asamblea Nacional y reconocido como “presidente interino” por medio centenar de países, Guaidó ha decidido pasar a la clandestinidad ante el riesgo de ser detenido, pero permanece en el país.

"Hoy el presidente Juan Guaidó está en una situación de clandestinidad, pero su decisión es permanecer en Venezuela", afirmó la parlamentaria este miércoles 29.

Hugo Chávez y Juan Guaidó, separados por la política, unidos por una fecha

Guaidó es calificado por el Gobierno de Nicolás Maduro como "prófugo de la justicia", pese a que la Fiscalía no ha informado que haya emitido una orden de captura en su contra, aunque sí ha abierto varias investigaciones.

La última es por su presunta implicación en las dos fallidas incursiones de mayo pasado, que dejaron al menos ocho muertos y varios detenidos, entre ellos dos ciudadanos estadounidenses.

La legisladora Bolívar destacó que la lucha por concretar el cambio político ha sido “dura y dolorosa” y que el "oponente tiene una naturaleza totalitaria, por eso requerimos tácticas diferentes y unidad".

"Pensar que solo un partido puede solo, es suicidarse. La táctica hay que replantearla, pero es una realidad que estamos usurpados. Y en la medida en que la usurpación siga estando, solo logrando que el obediente, desobedezca, podrás lograr una transición", manifestó.

Bullrich llamó a la rebelión en Venezuela pero "a lo Mahatma Gandhi"

Además condenó la constante persecución del régimen contra la disidencia y consideró que "no es solo la labor del político o del periodista, todos debemos arriesgarnos".

"Da miedo, lo sabemos, porque estamos frente a un sistema que busca anular, aniquilar, pero debemos avanzar. Incluso los que hoy son parte de instituciones y han llegado a cargos, en el momento en que disientas, te sacan del juego, te persiguen a ti y tu familia. Nadie está a salvo", aseveró.

En este sentido indicó que los comicios parlamentarios convocados por el régimen chavista para el próximo 6 de diciembre "no son unas elecciones", y que no se trata de "votar o no votar", sino de "resistir organizadamente para avanzar, hacer que el obediente, desobedezca".

"Necesitamos más para generar un quiebre. Lo de diciembre no es una elección. Hoy estamos viviendo un sistema totalitario, no solo una dictadura. Su lógica es te domino o te aniquilo", afirmó en una entrevista con el portal La Gran Aldea.

Pese a la tensión, el canciller chavista, Jorge Arreaza, dijo que el gobierno de Maduro está dispuesto a dialogar con la oposición que lidera Guaidó, en el marco de una visita al país de una delegación diplomática noruega, que en el pasado ya ha mediado en la crisis venezolana.

Nicolás Maduro sigue silenciando a los partidos opositores

El diplomático noruego Dag Halvor Nylander reveló días atrás por Twitter de que "diplomáticos noruegos están visitando Caracas con el propósito de actualizarse sobre la situación sanitaria y política del país".

La visita fue confirmada por el equipo de Guaidó, que a aclaró que "el proceso de mediación que realizó el Reino de Noruega finalizó el año pasado cuando la dictadura se negó a que se celebren elecciones presidenciales y parlamentarias libres y justas". "No existe en este momento ningún proceso de negociación", destacó.

Consultado, Arreaza respondió que el Gobierno está abierto a "cualquier modalidad de diálogo. Si quieren, que venga su Santidad, el Papa, los noruegos o los extraterrestres", desafió.

El canciller enfatizó que al chavismo no le hace falta ningún mediador externo, ya que el propio Maduro se ha reunido “personalmente” con la oposición y su negociador jefe, Jorge Rodríguez, lo ha hecho “más de 17 veces”.

El gobierno y la oposición se han embarcado en numerosos intentos de diálogo en los últimos años para resolver la crisis política desatada con la muerte de Hugo Chávez, en 2013. El más reciente tuvo lugar en 2019 entre Oslo y Barbados y, aunque las partes estuvieron cerca del acuerdo, finalmente se frustró por las sanciones estadounidenses.

La última propuesta consiste en que tanto Maduro como Guaidó se aparten para dar paso a un gobierno de transición que atienda la urgencia de la crisis humanitaria y guíe a Venezuela hacia unas elecciones creíbles para ambas partes y para la comunidad internacional.

SF CP

Cargando...