Una segunda ola de coronavirus amenaza a Francia: hay 10.000 casos diarios

Internacionales
Lectura

La epidemia del coronavirus amenaza nuevamente a Francia con una segunda ola y con gran preocupación, que se extiende a Austria y Gran Bretaña. Han llegado a

10.000 casos diarios. En Marsella hay una “situación muy desfavorable”, con “enorme tensión sobre los sistemas de reanimación”, con saturación, con más de 317 casos cada 100.000 habitantes y en toda la región de la Costa Azul y Bouche du Rhone. Se anunciaron nuevas medidas, especialmente para evitar que los hospitales sean desbordados, en plena zona roja. Hay 130 personas en reanimación en Marsella , con 155 camas dedicadas al Covid 19.

Nuevas restricciones para proteger a la población fueron anunciadas en Bordeaux, en la región de Aquitanie, y en la isla de Guadalupe, todas zonas “rojas” para las autoridades franceses.

El gobierno ha preferido que sean los prefectos de cada ciudad o región los que adopten medidas acordes, para que no se vea que son adoptadas en París. Pero las restricciones no descartan a los otros pacientes, con otras enfermedades o postergación de operaciones o tratamientos, como sucedió en marzo y abril. Un status que genera enorme tensión en las urgencias.

En Marsella, el director de los Hospitales de la ciudad, Jean Olivier Arnaud, informó que solo quedan 26 camas vacías para el Covid. Sobre 35 camas dedicadas a terapia intensiva o reanimación, solo 4 están libres en esta hora. Hay “una tasa de ausentismo muy alta” porque los empleados hospitalarios se han contaminado pero no en el hospital.

“Hay una degradación constante desde el comienzo de septiembre, con una tasa de incidencia de 212 por 10.000 habitantes y una tasa de positivos del 10,6 por ciento en la región” explicó.

Las grandes manifestaciones han sido prohibidas para las próximas semanas en Bouche du Rhone.

Limitaciones

Ante el crecimiento de casos en Aquitania, la prefectura anunció nuevas medidas para luchar contra el virus. En Bordeaux se acabó la fiesta. El prefecto de la Nueva Aquitania, Fabianne Buccio, anunció en un conferencia de prensa que los “eventos, reuniones y manifestaciones sobre la vía pública o en un lugar abierto al público” será limitada a .1000 personas y no a 5.000, como estaba permitida en la totalidad de la Gironde.

Las reuniones de más de 10 personas en parques, jardines, playas y puentes de la ciudad de Bordeaux están prohibidas. Las fiestas danzantes están prohibidas y el mismo criterio se aplica a bares, salas de fiestas o fiestas de cumpleaños. También se prohíben los festivales, ferias, salones de antigüedades o fiesta de vecinos. Las fiestas estudiantiles serán anuladas o impedidas, así como las salidas escolares en las escuelas.

El prefecto de la región de Nouvelle Aquitanie pidió a las familias “limitar los encuentros familiares, especialmente los casamientos, a 10 personas como máximo”. Las Jornadas del Patrimonio, que debían realizarse entre el 18 y el 20 de septiembre, fueron anuladas.

En Bordeaux se prohibió el consumo de alcohol en bares y restaurantes, que no tienen el derecho a emitir música sobre la vía publica donde funcionan “hasta nuevo aviso”. En 28 comunas de Bouches du Rhone, el uso de las máscaras será obligatoria.

Las manifestaciones serán prohibidas “si no respetan un protocolo estricto sanitario”. Serán cerrados los restaurantes y bares que no lo respeten.

El primer ministro Jean Castex llamó a las empresas “a firmar masivamente los acuerdos para proteger el empleo”, desde ahora al 1 de noviembre. Este es el primer objetivo del plan de relanzamiento, cuando la economía ha recomenzado en mejores condiciones que la que esperaban, según la Banque de France.

PB