Un informe reveló que en los devastadores incendios de Australia murieron 3.000 millones de animales

Internacionales
Lectura

Un informe preliminar sobre el daño en la fauna de los arrasadores incendios en Australia del verano pasado del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, siglas en inglés), estimó que fueron alrededor

de 3.000 millones de animales fallecidos, entre mamíferos, reptiles, aves y anfibios.

La publicación, titulada: "Incendios: El daño en la Vida Salvaje", triplica la cifra inicial entre animales muertos o que vieron sus hábitat arrasados y fueron desplazados por el fuego, en un país que tiene ejemplares únicos en el mundo.

De la actual cifra total, unos 143 millones corresponden a especies de mamíferos, 2.460 millones a reptiles, 180 millones a las aves y 51 millones a las anfibios.

Australia, que posee una fauna única, alberga unas 300 especies nativas incluidos marsupiales como los canguros y los koalas, monotremas como los ornitorrincos y los equidnas, y placentarios como los dingos.

"Los hallazgos del informe son impactantes. Es difícil pensar en otro evento natural en el mundo que se recuerde que halla desplazado a tantos animales. Esto se considera como uno de los peores desastres en la vida salvaje de la historia moderna", dijo en un comunicado Dermot O'Gorman, director ejecutivo de WWF-Australia.

En enero, Chris Dickman, de la Universidad de Sidney y quien supervisó este informe liderado por Lily Van Eeden, calculó que 1.250 millones de animales habían sido afectados por los incendios forestales en los estados australianos de Nueva Gales del Sur y Victoria, los más perjudicados por los recientes fuegos.

Entonces, el científico consideró que muchos animales que escaparon a las llamas tenían pocas probabilidades de sobrevivir, especialmente por la falta de alimentos, agua y una guarida, por lo que tendrían que desplazarse a lugares ya ocupados y estar en condiciones más vulnerables frente a sus depredadores.

El presente estudio de Van Eeden, que amplía el daño de los incendios a un área de 11,46 millones de hectáreas, también se considera una herramienta importante para revisar las leyes de protección de la biodiversidad y ambientales del país.

Los resultados del informe suponen una llamada de atención para Australia y todos los países vulnerables a incendios extremos a raíz del impacto del cambio climático en la biodiversidad.

Los incendios, bautizados en el país como el "Verano Negro" y que mataron a 34 personas y calcinaron un área similar a la de Uruguay, comenzaron en septiembre -antes del inicio del verano austral- y se prolongaron hasta finales de febrero.

Otro de los peores incendios en Australia, denominado "Sábado negro", se produjo el 7 de febrero de 2009 cuando las temperaturas se elevaron hasta los 46,4 grados y las llamas causaron 173 víctimas mortales, una tragedia considerada como el peor desastre natural de la historia moderna del país. 

Fuente: EFE.

AFG