Tras seis meses de cuarentena por el coronavirus abren las escuelas en Italia: 8,5 millones de estudiantes vuelven a las aulas

Internacionales
Lectura

Toda Italia está movilizada porque este lunes 14 llega el gran día: la reapertura de las escuelas infantiles, primarias y secundarias junto con las universidades, tras seis meses de

cuarentena por el coronavirus. Existen montañas de problemas, casi todos de origen sanitario. Las principales angustias se refieren a la lucha contra el corona virus y la defensa de la salud de Juvenilia, tesoro de la nación, un ejército de los 8,5 millones de escolares en movimiento.

El ministro de Salud Pública, Roberto Speranza, trasmitió a La Repúbblica de Roma –y la entrevista fue reproducida por otros diarios- un futuro optimista al alcance de la mano. “Debemos resistir otros seis meses y a fines del invierno (la primavera boreal comienza el 21 de marzo) estaremos salvados. Hay que reencontrar el espíritu que caracterizó a Italia en el comienzo de la pandemia, en marzo y abril de este año”.

Mientras en las escuelas culminan los preparativos para distribuir desinfectantes, 11 millones de mascarillas por día, esquemas y dibujos en paredes y pisos para mantener las distancias de aislamiento, millones de bancos nuevos y edificios escolares reestructurados hasta con estructuras de madera adjuntos para agregar más aulas, el ministro Speranza, una de las figuras más populares en el país, dijo que el objetivo es “llevar el Servicio Sanitario Nacional directamente a las casas de los italianos”.

Speranza insistió: “Debemos llevar los barbijos, lavarnos las manos, mantener las distancias, pero no es para siempre: después del otoño e invierno veremos la luz”.

El ministro confirmó que la empresa AstraZeneca, que había suspendido la tercera fase de pruebas de la vacuna hasta ahora más avanzada, llevada adelante y coordinada por la Universidad de Oxford, en Inglaterra, ha reanudado la experimentación después de solo tres días de suspensión.

En la tercera fase están involucrados 60 mil voluntarios de varios países. Uno de ellos sufrió una reacción malsana: una inflamación espinal. De inmediato se suspendieron las pruebas. Pero un comité científico estableció que se podía seguir adelante. Italia ha comprado 400 millones de dosis de la vacuna de la Universidad de Oxford y Speranza se tranquiliza porque “la inflamación espinal del voluntario no provenía de la vacuna”. La Unión Europea ha comprado otras seis vacunas en experimentación, aunque ninguna está tan avanzada por la de Oxford.

El ministro de Salud italiano dijo que “no se trata solo de vacunas: están avanzando mucho investigaciones para arribar a curas innovativas”.

Citó como ejemplo el “trabajo extraordinario” del profesor Rino Ruppuoli de la Universidad de Siena, coordinador del grupo “MAD” que experimenta en los anticuerpos monoclonales de personas que han sufrido el corona virus, “de cuyas investigaciones comienzan a salir fármacos eficaces”.

Speranza recordó que todos deben vacunarse lo antes posible contra la gripe y que Italia ha reforzado sus existencias en un 70% más que otros años, para asegurar que se la pongan todos.

A clases

Esta lunes 14 reabren las escuelas y el ministro aseguró que “hemos trabajado con regiones provincias y municipios y trabajado más que otros países europeos”. “Nadie piensa que la situación es perfecta pero contamos con recursos sin precedentes para invertir en el personal y en la compra de maquinarias de nueva generación.”.

Italia cuenta con una oferta adicional de la Unión Europea de un préstamo para la sanidad de 32 mil millones de euros, a devolver a muy largo plazo y con bajísimos intereses.

Es inevitable que se produzcan contagios y en todas las escuelas se organizan simulaciones para aislar al alumno contagiado y poner al seguro a sus compañeros. Si los contagios se propagan, serán inevitables las clausuras de escuelas.

Desde hace seis semanas aumentan lentamente pero sin pausa todos indicadores de la pandemia en Italia, cuando se esperaba que en el verano las curvas de los gráficos bajaran aún más. Amontonamientos en las playas, descontrol de las movidas y apretujones en las salas de baile, arruinaron las preocupaciones previstas en las vacaciones. Ahora comienzan a pagarse las consecuencias.

Los muertos desde el comienzo de la pestilencia llegan a 35.603, el triple de los fallecidos en la Argentina, aunque diariamente los decesos están acotados no más allá de los 12-15 muertos.

Todos los pronósticos de los científicos indican que con los fríos que están por comenzar a fines de este mes la epidemia se reforzará con un incremento vistoso de la difusión del virus y sus cargas virales. Las terapias intensivas reabren. El 3 de abril habían llegado a 4.068 pacientes internados y en julio la cifra descendió en picada hasta bajar a 46. De allí comenzó a trepar lentamente, todos los días: ya ha llegado a 182 con tendencia a acelerarse. Los preparativos para el otoño-invierno contemplan hasta crear salas de terapia intensiva móviles, aunque la oferta actual es amplia, arriba a los 7-8 mil unidades.

La reapertura de las escuelas seguramente aumentara el índice de difusión del Covid 19. Se espera que no supere el 0,4% de incremento.

PB