Preocupado por los sondeos, Donald Trump volvió a cuestionar el voto por correo

Internacionales
Lectura

Iniciando una gira por el oeste, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, hizo campaña en Nevada tratando de ampliar sus opciones de reelección, y ofreció un aluvión de

afirmaciones sin base sobre que los demócratas intentaban amañar las elecciones.

Trump desafió a las autoridades locales al celebrar un mitin en la pequeña población de Minden, después de que su plan original de hacerlo en Reno se viera bloqueado por temor a incumplir las recomendaciones sanitarias para combatir el coronavirus. A los largo de 90 minutos en los que enumeró agravios y lanzó ataques, Trump afirmó que el gobernador demócrata del estado había intentado impedir el acto y reiteró su afirmación falsa de que los votos por correo falsearían el resultado de los comicios.

Por ahora, Trump está debajo en las encuestas de cara al 3 de noviembre.

"Este es el hombre al que confiamos millones de boletas, boletas no solicitadas, y se supone que vamos a ganar en estos estados. ¿Quién diablos va a fiarse de él?'', dijo Trump sobre el gobernador, Steve Sisolak. "La única forma en la que los demócratas pueden ganar las elecciones es amañándolas''.

Dentro de su cruzada contra el voto por correo, abogados de la campaña del presidente han instado a un juez federal en Las Vegas a bloquear una ley estatal e impedir que se envíen boletas por correo a todos los votantes activos de Nevada a menos de ocho semanas para la votación.

En un aeródromo abarrotado y donde poca gente llevaba mascarilla, Trump habló ante montañas envueltas en bruma y con el olor del humo en el aire debido a los incendios forestales en el estado vecino, California. El presidente expresó sus condolencias a las víctimas del fuego, aunque declaró que "ya no tengo que ser amable'' y se centró en atacar a su rival, el demócrata Joe Biden.

Trump afirmó que la aspirante demócrata a la vicepresidencia, la senadora Kamala Harris, sería presidenta "como en un mes'' si gana Biden, afirmando que el ex vicepresidente sería solo un hombre de paja y Harris ostentaría el poder.

El mandatario aseguró que los medios tratarían a Biden "como a Winston Churchill'' sólo con que pudiera mantenerse de pie en el debate dentro de tres semanas. Y comenzando una gira que incluirá paradas en Las Vegas y Phoenix, se burló del calendario más lento de viaje de Biden. "¿Saben dónde está ahora? ¡Está otra vez en su maldito sótano!".

Contra todos

Para redondear, Trump recordó a su rival en las elecciones de 2016, Hillary Clinton, liderando al público en su tradicional coro de "¡Enciérrenla!''. El presidente dijo que normalmente intentaba acallar el cántico, pero el sábado dijo que "ya no me importa si lo dicen'' y rompió otra norma de la presidencia al sugerir que Clinton "debería estar en la cárcel''.

También hizo una firme defensa de su gestión de la pandemia, que ha matado a más de 190.000 estadounidenses y sigue cobrándose casi 1.000 vidas al día. Y culpó a los gobernadores demócratas de todo el país, incluido Sisolak, de frenar de forma deliberada la reapertura en sus estados para mermar sus opciones de reelección.

Republicanos del estado afirmaron que Sisolak había intentado impedir el mitin, aunque la decisión de cancelar el evento en Reno la tomaron responsables aeroportuarios. Sisolak limitó en mayo a 50 personas los actos en interior o al aire libre, una recomendación basada en los lineamientos de reapertura de la Casa Blanca.

En privado, personal de campaña de Trump recibió con agrado la disputa, al considerar que daba relevancia a uno de los argumentos de su campaña: la insistencia de Trump de que el país ha superado un punto de inflexión en la pandemia, y que los demócratas como Biden y varios gobernadores están perjudicando a la economía y el ánimo del país con sus restricciones. Es la clase de pelea política de la que Trump disfruta, y subraya la importancia de Nevada en una lucha cada vez más centrada en varios estados indecisos.

Miles de personas acudieron al acto en Minden, como Tom Lenz, de 64 años y residente en Sparks, Nevada, que dijo que no había votado a Trump en las últimas elecciones.

"Pero lo haré esta vez. Creo que sabe lo que hace'', dijo Lenz. "Está a favor de la fe, es provida, ha llevado más paz al mundo. Biden ni siquiera puede hablar''.

En 2016, Trump perdió por poco en Nevada, y el estado ha tendido más hacia los demócratas en la última década. Pero la campaña republicana ha invertido mucho en el estado y recurrido a esfuerzos sobre el terreno para conseguir votantes. Los demócratas, en cambio, han dependido sobre todo de campaña a través de internet durante la pandemia, salvo por el Sindicato Culinario de trabajadores de casino, que ha enviado a trabajadores a hacer visitas puerta a puerta.

Fuente: AP

PB