Militares: entre Biden y Trump

Internacionales
Lectura

Biden estaría ganando la elección en el voto militar, que históricamente, como sucede en la mayoría de los

países, suele ser más conservador que el promedio de la sociedad.

En el caso de EE.UU., concretamente, ha sido por lo general más republicano que demócrata. En esta elección, en cambio, pareciera que Biden lleva ventaja. Una encuesta publicada por el periódico Military Times, realizada en conjunto con el Instituto de Veteranos y Familias Militares de la Universidad de Cyracuse, dio cuenta de que el 34,7% de los militares estadounidenses activos apoya la reelección del presidente Trump, mientras que el 43,1% votaría por el candidato demócrata. En cuanto a la aprobación de la gestión, el 42% la desaprueba y el 38% la aprueba.

El candidato demócrata ha presentado un plan para las Fuerzas Armadas centrado en mejorar la situación del personal: salarios, subsidios, apoyo a las familias, refuerzo a los programas para veteranos, etc. El plan más importante de Biden para el ámbito militar se denomina “Para cumplir nuestro compromiso con las familias militares, los cuidadores y los sobrevivientes”. Lo presentó acompañado de los padres de un ex combatiente en Irak y está dirigido en forma directa a la situación de los militares, sus familias –en particular a los que han servido en el exterior durante la Guerra de Afganistán veinte años atrás–, para los veteranos y especialmente para los que han quedado mutilados e incapacitados. Sostiene que retoma el programa Uniendo Fuerzas, que crearon durante el gobierno de Obama su esposa, Michelle, y la señora de Biden.

El candidato demócrata ha exhortado a los militares a no dejarse usar por Trump. En agosto Biden dijo que nunca los utilizaría “como utilería ni milicia privada” y acusó a Trump de emplearlas para resolver “vendettas personales” y violar los derechos humanos. Dijo también que Trump “ustedes no deben ser desplegados para dominar a sus conciudadanos por ejercer su derecho de protestar pacíficamente”.

Las afirmaciones se dieron al día siguiente de que el jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, general Mark Milley, dijera al Congreso que las Fuerzas Armadas no tendrán ningún papel en la ejecución del proceso electoral ni para resolver un resultado disputado, algo que habría insinuado como posibilidad el candidato demócrata en julio. Biden dijo estar “absolutamente convencido” de que las Fuerzas Armadas sacarían a Trump de la Casa Blanca si pierde y se niega a abandonarla, algo que no repitió en su discurso ante la Convención Demócrata.

El jefe del Estado Mayor Conjunto, al ser interrogado en el Congreso por dos legisladores demócratas, dijo: “No veo a los militares como parte del proceso electoral”. Afirmó que “solo la Constitución, las leyes federales y estatales son las que fijan pautas para resolver cualquier inconveniente en las elecciones”, contradiciendo así las afirmaciones del candidato demócrata realizadas en julio.

Para evitar que su declaración fuera interpretada como un apoyo a Trump, el jefe del Estado Mayor Conjunto subrayó que la institución militar debe ser profundamente apolítica. Cabe señalar que su presencia en junio junto a Trump, vestido de combate y acompañando al presidente mientras estaba en la iglesia próxima a la Casa Blanca con una Biblia en la mano, desató una polémica en las Fuerzas Armadas y provocó la decisión militar de hacer público que no aceptaban la orden de participar en la represión de conflictos raciales.

Las causas de esta ventaja de Biden serían varias, pero al igual que con el resto de la sociedad no hay que descartar un vuelco hacia Trump al acercarse la elección. Si Trump logra polarizar la elección alrededor de su mensaje de “orden y seguridad”, tiene chance de mejorar el voto militar, lo mismo que en la sociedad en su conjunto.

*Director del Centro de Estudios Unión para la Nueva Mayoría.

Cargando...