La oposición venezolana, dividida como perro y gato, da lugar a Maduro

Internacionales
Lectura
por enemigos del régimen chavista y más de 50 países como líder legítimo de Venezuela, ha tropezado. Su envidiable índice de aprobación de 63% tras prestar juramento como presidente interino en enero de 2019 se ha desplomado (25,5% en mayo).

El mentor de Guaidó, el agitador Leopoldo López, permanece refugiado en la residencia diplomática española. Muchos otros compañeros apóstatas están en exilio, encarcelados o en peligro. El presidente Nicolás Maduro ha indultado a docenas de defensores de la oposición encarcelados, aparentemente con la condición de que participen en las elecciones legislativas del 6 de diciembre, lo que frustra el llamado de Guaidó a un boicot electoral.

Como si todo esto no fuera lo suficientemente divisivo, llega el abanderado rival de la oposición y excontendiente presidencial Henrique Capriles Radonski, quien admitió haber sostenido conversaciones con el Gobierno de Maduro, criticó los llamados de la facción de Guaidó a abstenerse de la carrera en el Congreso y, sin nombrarlo, rechazó sus supuestos intentos de “Gobierno por internet”. Sin embargo, el arrebato impolítico de Capriles podría ser la sacudida que necesitan los aturdidos campeones venezolanos de mentalidad democrática.

Capriles admitió haber sostenido conversaciones con el gobierno de Maduro

Guaidó no se equivoca al desconfiar. Mientras que él y su grupo de rebeldes tenían el oído de la comunidad internacional, Maduro tenía las armas. Maduro hizo a un lado tribunales y agencias reguladoras venezolanas y creó una asamblea constituyente para dominar a la legislatura controlada por la oposición. Al encarcelar y luego indultar selectivamente a sus oponentes políticos, demostró que puede elegir a sus rivales electorales. No hace falta ser un teórico de la conspiración para ver que el Gobierno está destinado a perder las elecciones de diciembre.

Aun así, alejarse de una carrera que parece imposible no es necesariamente política inteligente. La abstención es exactamente lo que Maduro quiere en la oposición. El no presentarse, en bloque, no solo liberará una mano de su asediado Gobierno, sino que también le permitiría proclamar que obedeció al alto nivel aparentemente ético del calendario electoral ordenado constitucionalmente. Una coalición de partidos de oposición hizo justamente eso en las elecciones parlamentarias de 2005, otorgándole al entonces presidente Chávez un control ilimitado sobre la Asamblea Nacional. Objetaron nuevamente en 2018 después de que el tribunal electoral favorable a los chavistas prohibiera a varios candidatos participar en la carrera, lo que permitió a Maduro volver a la reelección.

Tal manipulación en serie de las elecciones, entendiblemente, ha amargado a partidarios de la oposición. También condujo a la notable ola de protestas callejeras el año pasado que puso a Maduro a la defensiva y elevó a Guaidó a la escena internacional. Sin embargo, esa ola parece haber colapsado.

La oposición se encuentra amargada por la manipulación de las elecciones

Joven, articulado y políticamente hábil, Guaidó alguna vez parecía la mejor esperanza del país para galvanizar a los enemigos enemistados del régimen y obligar a un líder vitoreado a abandonar el cargo. La producción de petróleo, el salvavidas del país, se derrumbaba. Los venezolanos que pudieron salir lo hicieron, creando una crisis internacional de refugiados comparable a la de Siria, mientras que los que se quedaron enfrentaron escasez y hambre.

Con el desorden nacional y la imposición de sanciones severas por parte de Estados Unidos y otros Gobiernos occidentales, Maduro seguramente cedería o huiría, lo que despejaría el camino para una transición hacia un gobierno democrático. Tales convicciones alimentaron el pensamiento político mágico y las aventuras, como la insurrección militar que abortó en abril de 2019 y la incursión militar fallida de este año por mercenarios de Keystone que afirmaron tener la bendición de Guaidó.

Ahora todo eso parece un sueño febril. “Si hay un denominador común en los últimos 20 años de oposición al chavismo, es la diferencia entre la política de soluciones a corto plazo y las que apuestan a largo plazo”, dijo Alejandro Velasco, profesor de historia venezolano en New York University. “O se concentra en tratar de expulsar al líder autocrático ahora, o construye un movimiento, se organiza políticamente y moviliza el apoyo popular para alcanzar su objetivo en el futuro. Si es de visión a corto plazo y Maduro permanece en el poder, entonces, según su propia lógica, habrá fallado”.

Si bien participar en una elección arreglada puede parecer una tontería, no necesariamente significa ser un tonto útil. El argumento para enviar contendientes a la máquina chavista no es la perspectiva de una victoria inmediata y mucho menos un cambio de régimen, sino la oportunidad de involucrar a los votantes frustrados y privados de sus derechos en torno a un objetivo político convincente. Mejor aun si la carrera se desarrolla ante una audiencia internacional, que la obstinada diplomacia sombra de la oposición ha cautivado.

Esa diplomacia y trabajo político es algo que Guaidó tuvo una vez y con lo que Capriles parece estar comprometido. “Capriles entiende que una parte creciente de la oposición de Venezuela está interesada en un resultado pragmático y un camino negociado hacia adelante, en lugar de un enfoque de todo o nada o la fantasía de intervención militar”, dijo Geoff Ramsey, experto en temas de Venezuela de la Oficina de Washington para América Latina. “La literatura sobre la transición política es clara: la participación a menudo produce mejores resultados que la abstención”.

Contra viento y marea, Capriles se postuló dos veces para presidente, perdiendo una vez ante el emblemático Chávez en 2012 y por poco frente a Maduro al año siguiente, después de que Chávez murió de cáncer. Sin embargo, el margen de victoria de Maduro en 2013 fue tan estrecho y la votación recibió tantos cargos de fraude que la oposición se desanimó y se tomó las calles.

A pesar de arreglos electorales aún más escandalosos en 2015, retadores díscolos de Maduro se unieron y ganaron la primera mayoría parlamentaria bajo el chavismo, fortaleciendo una imagen que generó el auge de Guaidó.

Los retadores díscolos de Maduro se unieron y ganaron la primera mayoría en 2015

Si la fortuna de Guaidó hoy significa algo, no es que Maduro haya ganado y no tiene sentido desafiarlo bajo sus propias reglas. Es que los demócratas de Venezuela pueden usar las elecciones para hablarle al público, construir su marca y presentar su argumento al mundo en general. Además, dado que incluso los autoritarios anhelan la legitimidad, Maduro ha cortado con un tabú chavista de 14 años al invitar a monitores internacionales, entre ellos funcionarios de la Unión Europea, a observar el proceso de votación.

Esta es una oportunidad que la UE debería aprovechar, a pesar del rechazo predecible de Washington. Su recuento es algo que un autócrata bolivariano no puede manipular.

Cargando...