En plena pandemia, Melania Trump renueva el Rosedal de la Casa Blanca y barre las huellas de los Kennedy

Internacionales
Lectura

En el tiempo que lleva como Primera Dama de Estados Unidos, Melania Trump ha hecho algunas cosas. Remodeló el bowling de la Casa Blanca y mantuvo el jardín de

hortalizas de su predecesora, Michelle Obama. También lanzó un programa de asistencia a la juventud, llamado Be Best (Sé el mejor). Sin embargo, su más reciente proyecto es un intento ambicioso por dejar una marca que sea recordada por décadas.

Este lunes, Melania anunció los detalles de un plan que ya está en marcha para reformar y mejorar el Rosedal de la Casa Blanca, un icónico espacio al aire libre famoso por su proximidad a la Oficina Oval. El diseño actual del jardín data de la época de los Kennedy, y ha sido escenario de innumerables momentos significativos para presidentes de ambos partidos. 

En su anuncio, la Primera Dama señaló que se necesita una "renovación integral'' luego de décadas de uso para bodas, cenas de Estado e innumerables conferencias de prensa presidenciales, comunicados e y ceremonias de indultos presidenciales para pavos, una tradición que se lleva a cabo para el Día de Acción de Gracias.

Una conferencia de prensa de Donald Trump con motivo del coronavirus en el Rosedal de la Casa Blanca. / AP

Una conferencia de prensa de Donald Trump con motivo del coronavirus en el Rosedal de la Casa Blanca. / AP

La misma Melania Trump empleó el Rosedal para anunciar su programa juvenil en mayo de 2018.

El proyecto, que fue diseñado por dos estudios de paisajismo y será financiado mediante donaciones privadas, prevé una puesta al día de las instalaciones eléctricas para facilitar las transmisiones televisivas, como así también nuevos árboles y plantas. También se instalará un sistema de drenaje.

El cambio visual más llamativo en el jardín será la colocación de un sendero de piedra caliza de 0,9 metros  de ancho bordeando el jardín central, según Perry Guillot, un arquitecto paisajista que trabaja en el proyecto.

Hay que recordar que la Primera Dama estudió arquitectura, aunque nunca llegó a recibirse. 

Donald Trump participa del tradicional acto de indulto a un pavo que se lleva a cabo en el Rosedal por del Día de Acción de Gracias. / REUTER

Donald Trump participa del tradicional acto de indulto a un pavo que se lleva a cabo en el Rosedal por del Día de Acción de Gracias. / REUTER

El nuevo diseño incrementará la "belleza y funcionalidad'' del jardín y fusionará el pasado con el presente en "completa armonía'', dijo Trump.

"Proteger la integridad histórica del paisaje de la Casa Blanca es una responsabilidad considerable, y cumpliremos con nuestro deber como custodios de la confianza publica", escribió al inicio de un reporte detallado sobre el proyecto, que se espera que esté listo en unas tres semanas.

Si bien el Rosedal fue instalado en 1913 por Ellen Axson Wilson, la esposa del presidente Woodrow Wilson, en el imaginario popular está asociado a la figura de Jacqueline Kennedy, la esposa del presidente asesinado en 1963 en Dallas. Fue ella quien lideró el diseño actual de este espacio verde de poco más de 2 mil metros cuadrados, un dato que no se le escapa a nadie.

Para algunos historiadores, es la forma en que Melania Trump busca asegurar su legado

Para los historiadores, la Primera Dama de EE.UU., Melania Trump, busca dejar un legado en su paso por la Casa Blanca. / AP

Para los historiadores, la Primera Dama de EE.UU., Melania Trump, busca dejar un legado en su paso por la Casa Blanca. / AP

"Una posible lectura del porqué se está lanzando este proyecto ahora es que Melania siente que le queda poco tiempo en la Casa Blanca", declaró a The New York Times Katherine Jellison, una profesora de la Universidad de Ohio que estudia a las Primeras Damas de EE.UU.. "Si ella quiere dejar una marca similar a la que dejó Jackie Kennedy en su breve paso por la Casa Blanca, este es el tipo de proyecto que sería apropiado". 

Los primeros indicios de los trabajos podían verse ya el lunes. Había carpas, cortinas y otros elementos colgados para proteger la columnata del Ala Oeste, incluyendo el frontal de la Oficina Oval.

Fuente: AP, The New York Times y Vanity Fair