El propio jefe del CDC de China se aplicó una vacuna experimental contra el coronavirus

Internacionales
Lectura

El director del Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades dijo que le inyectaron una vacuna experimental contra el coronavirus, en un intento por persuadir al

público de que siga el ejemplo, una vez que se apruebe.

"Voy a revelar algo secreto: me inyectaron una de las vacunas", dijo Gao Fu en un webinar el domingo, organizado por Alibaba Health, un brazo del gigante chino del comercio electrónico, y Cell Press, un editor estadounidense de revistas científicas. "Espero que funcione".

Associated Press informó a principios de este mes que una empresa estatal china administró a sus empleados inyecciones experimentales en marzo, incluso antes de que el gobierno aprobara las pruebas en humanos, una medida que suscitó preocupaciones éticas entre algunos expertos.

Qué es el CoronavirusCómo se contagia y cómo son sus síntomas

Mirá el especial

Gao no dijo cuándo, ni cómo recibió la vacuna candidata, y no dejó bien en claro si fue inyectado como parte de un ensayo en humanos aprobado por el gobierno. No respondió a las solicitudes de comentarios.

La afirmación subraya todo lo que está en juego, ya que China compite con empresas estadounidenses y británicas para ser la primera en tener una vacuna que ayude a poner fin a la pandemia, una hazaña que sería un triunfo, tanto científico como político.

China se ha posicionado para ser un fuerte competidor. Ocho de las casi veinte vacunas potenciales en varias etapas de pruebas en humanos en todo el mundo, son chinas, más que de cualquier otro país.

Gao se negó a decir cuál de ellas le inyectaron, diciendo que no quería ser visto como "alguien que hace algún tipo de propaganda" para una empresa en particular.

El mes pasado, Gao fue coautor de un artículo que presentaba una candidata, una vacuna "inactivada" hecha cultivando todo el virus en un laboratorio y luego matándolo. Ese candidato está en desarrollo en una filial de la empresa estatal SinoPharm.

La compañía dijo previamente en una publicación on line que 30 empleados, incluidos altos ejecutivos, ayudaron a "pretestear " su vacuna en marzo, antes de que fuera aprobada para su estudio inicial en humanos. Los científicos debaten con vehemencia esa autoexperimentación, porque lo que le sucede a una o unas pocas personas fuera de un estudio bien diseñado, no es una evidencia de seguridad o efectividad utilizable.

Los medios de comunicación estatales chinos también han informado que a los empleados de las empresas estatales que viajan al extranjero, se les ofrece la vacuna.

Gao dijo que aceptó la inyección para infundir la confianza de público en las vacunas, especialmente en medio de una ola de desconfianza creciente, que ha alimentado las teorías de conspiración y los ataques a los científicos.

La vacuna de SinoVac también será probada en Brasil. / Reuters

La vacuna de SinoVac también será probada en Brasil. / Reuters

"Todo el mundo tiene sospechas sobre la nueva vacuna contra el coronavirus", dijo Gao. "Como científico, tenés que ser valiente. Si ni siquiera nosotros lo hacemos, ¿cómo podemos persuadir a todo el mundo, a toda la gente, al público, para que se vacunen?"

Andrew Rennekamp, editor de Cell y uno de los moderadores del webinar de Gao, dijo: "Esto es algo valiente, y muestra su fe en lo que él cree que es la seguridad de la vacuna y su compromiso con la ciencia y la salud pública".

Escándalos con otras vacunas

Aunque China se encuentra entre los líderes de la carrera mundial por una vacuna, también se esfuerza por superar años de escándalos relacionados con los medicamentos, el último de ellos en 2018, cuando las autoridades retiraron una vacuna contra la rabia y más tarde anunciaron que los lotes de vacunas infantiles de DPT, contra la difteria, la tos convulsa y el tétanos, eran ineficaces.

China se esfuerza por superar años de escándalos relacionados con medicamentos./ AP

China se esfuerza por superar años de escándalos relacionados con medicamentos./ AP

El propio Gao también había sido objeto de una intensa crítica por el manejo inicial del brote de coronavirus, originada en los CDC de China, tanto en el país, como en el extranjero. Desapareció en gran medida de la vista del público durante meses, y volvió a aparecer en una entrevista con los medios de comunicación estatales a finales de abril.

Recientemente, Gao estuvo involucrado en la investigación del coronavirus.

A medida que continúa la investigación de la vacuna, los CDC de China están estudiando posibles programas de inmunización, tratando de averiguar si se debe dar prioridad a los niños, los ancianos o los trabajadores de la salud, dijo.