El oro sigue batiendo récords durante la pandemia, pero ¿quiénes son los compradores?

Internacionales
Lectura

El precio del oro bate récords históricos. Y este martes volvió a hacerlo al alcanzar 1.981,27 dólares la onza, su mayor precio en casi una década. Básicamente, se debe a la cantidad de

inversores que buscan valores-refugio durante la pandemia del coronavirus.

​La cotización más alta del oro para un cierre se registró el 5 de septiembre de 2011, cuando clausuró esa jornada en 1.900,2 dólares por onza, y un día después había marcado un máximo intradiario de 1.921,17 dólares.

Evolución del precio de una onza de oro en dólares en los últimos 10 años. AFP

Evolución del precio de una onza de oro en dólares en los últimos 10 años. AFP

Pero la demanda del más célebre de los metales preciosos es diversa, y responde a diferentes necesidades, desde el joyero al banco central, pasando por la industria. Por eso se impone la pregunta: ¿Quiénes son los que compran el metal y apuestan a su valor?

Los principales componentes de su demanda son diversos, pero pueden identificarse un grupo de factores principales.

La joyería, primer componente de la demanda, representaba 48,4% de su total en 2019.En este sector, China es el primer consumidor de oro, seguido de cerca por India. Entre los dos gigantes asiáticos suman más de la mitad de la demanda de metal amarillo destinada a la joyería.

La demanda india tiene la particularidad de ser cíclica con la temporada de los matrimonios, que va de abril a octubre, en la que el oro ocupa un lugar central.

Cotizaciones. La Bolsa de Nueva York en la pandemia. Reuters

Cotizaciones. La Bolsa de Nueva York en la pandemia. Reuters

Pero con la pandemia Covid-19, la demanda de los joyeros ha caído en cerca de 40% en el primer trimestre respecto al mismo período de 2019.

Otro de los sectores que compran la onza son los inversores clásicos, que buscan un refugio de valor o atesoramiento.

Estos inversores han representado cerca del 30% de la demanda de oro en 2019, y se dividen entre las compras de piezas y lingotes (dos terceras partes) y los fondos adosados al metal amarillo (un tercio), llamados ETF.

Estos títulos financieros cotizados han crecido en el primer trimestre 2020 respecto al mismo período del año anterior, multiplicándose por siete. Lo que muestra la demanda creciente que ha tenido el metal durante la actual crisis sanitaria del coronavirus.

"La pandemia mundial del Covid-19 ha disparado la demanda de oro como valor-refugio, compensando así las fragilidades de los sectores centrados en los consumidores" opinó a fines de marzo el Consejo Mundial del Oro.

El alza ha sido tan importante que la demanda de ETF ha igualado casi la demanda de joyería. A su vez, la demanda de piezas y de lingotes ha cambiado poco.

Los pedidos de las instituciones, fundamentalmente de los bancos centrales, representó 14,9% de la demanda total en 2019.

En los últimos años, las compras de los bancos centrales ha crecido considerablemente (+74% en 2018, estabilización en 2019).

Precioso. Un valor miuy buscado. EFE

Precioso. Un valor miuy buscado. EFE

Esta excepcional demanda refleja el deseo de estas entidades monetarias centrales de determinados países de desligarse del dólar. La crisis de Covid-19 ha afectado menos este sector de la demanda que otros, con una baja del 8% en el primer trimestre.

Finalmente, debe notarse que el oro es igualmente utilizado con fines industriales, en especial en la electrónica (80% de la demanda industrial), y los implantes dentales (algo más del 4% de la demanda industrial), con los empastes de oro, que sin embargo están en claro declive desde hace varios años.

La demanda de oro con fines industriales sigue siendo minoritaria, con solamente 7,5% del total.

Joyas. Una fuente de atesoramiento en épocas de crisis. AFP

Joyas. Una fuente de atesoramiento en épocas de crisis. AFP

JPMorgan Chase & Co. sostiene que esta subida fuerte ha llegado a que los precios ganaran un 27% en lo que va de 2020 aunque podría comenzar a bajar a fin del año, según indicó Bloomberg News. Pero, por otro lado, Goldman Sachs Group Inc., Citigroup y el Bank of America Corp no parecen coincidir con ese diagnóstico. La última entidad cree incluso que el precio llegará a un pico de 3.000 dólares la onza a fin de año.

El oro se ha convertido en el refugio seguro entre los inversores a medida que la pandemia da un vuelco a las economías de todo el mundo.

El precio de este martes de casi 2.000 dólares la onza es unos 80 dólares por encima del pico anterior establecido en 2011, impulsado por una caída en las tasas reales, la reciente debilidad del dólar, un estímulo masivo del gobierno y las tensiones entre Estados Unidos y China.

Asimismo, el oro está sirviendo como una cobertura atractiva ya que los rendimientos de los bonos del Tesoro que eliminan los efectos de la inflación caen por debajo de cero.

fuente: AFP, Bloomberg y Clarín