Crisis en Venezuela: la falta de combustible agudiza la tensión

Internacionales
Lectura

La ya crónica escasez de gasolina se agudizó en Venezuela y aumentó la tensión y la incertidumbre entre los habitantes, que en plena pandemia de coronavirus deben pasar días

frente a las estaciones de servicio sin que eso garantice acceder al suministro.

La nueva crisis fue reconocida por el gobierno de Nicolás Maduro que activó, sin dar detalles, un plan "de contingencia temporal" para normalizar el suministro, que a su juicio está afectado por las sanciones y bloqueos de Estados Unidos a la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA).

Sin detallar con precisión en que consiste el "plan especial", el gobierno afirmó en un comunicado que "tenderá a regular y normalizar" la distribución de combustible "a corto y mediano plazo".

El comunicado no menciona un posible racionamiento de gasolina, ni una distribución reservada para ciertas profesiones como los médicos o soldados.

Venezuela tiene las mayores reservas probadas de petróleo del mundo, pero está afectada por una enorme escasez de combustible, en medio de una profunda crisis y una inflación descontrolada.

Incluso en Caracas las colas en las gasolineras alcanzan varios kilómetros en algunos lugares y los automovilistas tienen que esperar durante horas o incluso días antes de poder cargar combustible, una situación que no ocurría antes.

Refinerías deterioradas

Elías Matta, diputado a la Asamblea Nacional lamentó lo que está viviendo el país ante la falta de gasolina, cuando "antes no solo cubríamos la demanda interna, sino que también exportábamos productos refinados".

"Esta situación no es de ahora, porque por lo menos en el estado Zulia (oeste), tenemos más de tres años con este problema de escasez de gasolina", expresó.

Además, sostuvo que la falta del combustible no es culpa de las sanciones impuestas por Estados Unidos, como argumenta el régimen chavista, sino que "es producto de la incompetencia, la corrupción y el desastre al que han llevado a la industria petrolera".

En este sentido precisó que cuando el chavismo llegó al poder en 1998, "Pdvsa producía 3 millones 329 mil barriles y según el reporte de ayer, Venezuela produjo en agosto 340.000 barriles"."Hemos dejado de producir 3 millones de barriles diarios", fustigó.

La escasez de combustible ya es un problema crónico en Venezuela. Foto: AFP

La escasez de combustible ya es un problema crónico en Venezuela. Foto: AFP

A su vez, José Guerra, economista y también parlamentario, explicó que el país tenía "una capacidad instalada para procesar 1.300.000 barriles diarios de petróleo y con ello generar gasolina, gasoil, querosén, entre otros productos".

Sostuvo que las cinco plantas refinadoras, Amuay y Cardón, (en el estado Falcón) El Palito (en Carabobo) y Puerto La Cruz (en Anzoátegui) "están destruidas".

"El incendio de agosto 2012 afectó severamente la de Amuay. La de Puerto La Cruz está literalmente perdida. Hoy la producción no llega a 30.000 barriles diarios entre gasolina y gasoil inferior al menguado consumo interno de 100.000 barriles diarios", afirmó.

En tanto, la incertidumbre aumenta entre las personas que furiosas hacen largas filas de días para intentar llenar los tanques de sus vehículos.

"Esta crisis es peor a la de principios de la cuarentena cuando se llegó a pagar entre 2 y 3 dólares a los vendedores informales para tener gasolina", dijo a ANSA, Gilberto Rojas, de 52 años a las afueras de una gasolinera en Chacao.

A su vez, Julio Ramos, de 45 años, se quejó porque "mientras los responsables de la destrucción de Pdvsa y la falta de gasolina están de lo más tranquilos, el soberano se mantiene por días en una cola sin saber si va o no poder surtir".

Las largas filas han derivado en peleas, protestas, y detenciones por el choque entre los policías que custodian las estaciones de servicio y los ciudadanos que esperan por llenar sus tanques.

Rafael Narváez, defensor de derechos humanos, afirmó que las estaciones de servicio se han convertido "en centros de represión", donde "los militares o policías aprovechan para aplicar la conocida "matraca" o infligir tratos crueles e inhumanos y practicar detenciones arbitrarias".

"Se amparan en los decretos de estados de alarma y de excepción dictados por Maduro ante el Covid-19", denunció.

La nueva crisis ocurre tres meses después de la llegada de cinco petroleros de Irán con al menos 1.500.000 barriles de combustible, con los que Maduro arrancó el nuevo modelo de venta que elevó el precio del litro de gasolina.

Ahora, un nuevo envió de Teherán con tres tanqueros con unos 800.000 barriles de petróleo, estarían dirigiéndose a Venezuela, según medios internacionales, aunque hasta ahora no han sido confirmados por ninguna autoridad.

Fuente: ANSA y AFP

CB