Atentado a las Torres Gemelas: en plena campaña, Donald Trump y Joe Biden participaron de los homenajes

Internacionales
Lectura

La pregunta siempre resuena en los acontecimientos históricos: ¿Qué estabas haciendo el día en que pasó tal cosa? Todos los estadounidenses recuerdan dónde estaban aquél el 11 de septiembre de 2001,

a las 8.46 de la mañana.

El senador Joe Biden viajaba en tren desde su casa en Delaware hasta Washington, donde tenía previsto dar un discurso en el Capitolio. En medio del viaje su esposa lo llamó y le alertó que un avión había impactado en las Torres Gemelas. El quiso ir igual al Congreso a dar un discurso contra el terrorismo, pero fueron evacuados.

Donald Trump, que entonces era un magnate inmobiliario neoyorquino, miraba televisión cuando sucedió el ataque terrorista más sangriento de la historia de Estados Unidos. Una cadena lo consultó inmediatamente sobre el tema y resaltó que ninguno de sus edificios había sido dañado y que luego del derrumbe del World Trade Center una de sus torres Trump se había convertido en la más alta de Manhattan. Algo que no era cierto.

Biden y Trump fueron este viernes los protagonistas del 19° aniversario de los ataques terroristas que causaron cerca de 3.000 muertos, en medio de una feroz campaña electoral, en actos distintos y evitando cruzarse. Además, uno dedicó el tiempo a consolar discretamente a las familias, mientras el presidente resaltó en sus discursos el poderío de Estados Unidos.

Trump y Biden viajaron a Shanksville, en Pennsylvania, la zona rural donde el Vuelo 93 que había sido secuestrado se estrelló y todos los que estaban a bordo murieron. Pero, en tiempos electorales ríspidos, de ataques políticos y personales, y con ceremonias recortadas por la pandemia, los candidatos a la presidencia de los Estados Unidos el 3 de noviembre no se cruzaron.

el presidente Donald Trump, este viernes en Pennsylvania. Foto: REUTERS

el presidente Donald Trump, este viernes en Pennsylvania. Foto: REUTERS

Trump estuvo en el lugar por la mañana y Biden fue más tarde, después de asistir a la conmemoración anual en el Monumento Nacional y Museo 11/Sep en Nueva York junto con el vicepresidente Mike Pence.

Biden enfatizó que era una jornada de luto y que dejaría de hacer campaña y que no daría mensajes políticos en señal de duelo y conmemoración de las víctimas. “No voy a ser noticia hoy, no voy a hablar de nada que no sea el 11 de septiembre”', dijo Biden a los periodistas. “No habrá propaganda nuestra hoy. Es un día solemne y así lo observaremos, ¿de acuerdo?”

La campaña de Trump no hizo una promesa similar y recalcó que los avisos de Biden seguían apareciendo.

Pero fue imposible evitar registrar las señales políticas. Trump no fue a Nueva York porque, a pesar de que es su ciudad, es un bastión demócrata y le es hostil. Prefirió ir a Shanksville porque, además del sitio de la tragedia, Pennsylvania es un estado crucial en la elección.

Trump lo ganó por menos de un punto porcentual en 2016 y los demócratas esperan recuperarlo este año. Biden marcha unos 4,3% por delante en las encuestas allí, pero todo está muy volátil. Por eso también el demócrata fue para allí.

El candidato demócrata Joe Biden saluda al vicepresidente republicano Mike Pence, este viernes. en el recuerdo a las víctimas de los atentados del 9/11 en la ciudad de Nueva York. Foto: REUTERS

El candidato demócrata Joe Biden saluda al vicepresidente republicano Mike Pence, este viernes. en el recuerdo a las víctimas de los atentados del 9/11 en la ciudad de Nueva York. Foto: REUTERS

Trump pronunció un discurso patriótico en Shanksville con la historia del Vuelo 93, que según las autoridades se dirigía para algún objetivo en Washington hasta que los pasajeros se pusieron de acuerdo para dominar a los secuestradores a mitad del vuelo y terminó estrellado.

“Los héroes del Vuelo 93 son un recordatorio eterno de que cualquiera que sea el peligro, cualquiera que sea la amenaza, cualesquiera que sean las probabilidades, los estadounidenses siempre se pondrán de pie para luchar”. Expresó solidaridad con los familiares de las víctimas al decir que “hoy todo corazón en Estados Unidos late al unísono con ustedes”.

Mencionó cómo el país se unió después de los ataques, sin mencionar las divisiones actuales en torno al coronavirus y problemas raciales. Junto con la primera dama Melania Trump depositó una ofrenda floral en el lugar y observó un minuto de silencio a bordo del avión presidencial a las 8.46, la hora en que el primer avión se estrelló contra el World Trade Center hace 19 años.

Distinta fue la escena en la ceremonia en Manhattan. Se vio al gobernador demócrata Andrew Cuomo, al alcalde Bill De Blasio y el representante de la Casa Blanca fue el vicepresidente Mike Pence, todos con barbijos.

En un momento inusual de distensión en esta agresiva campaña, Biden se acercó a Pence y le tocó el hombro para saludarlo. Luego chocaron codos -el saludo que reemplaza al apretón de manos durante la pandemia- y Biden repitió el saludo con la segunda dama Karen Pence.

En un momento de la lectura de los nombres de los muertos, Biden vio a una mujer que lloraba. Amanda Barreto, de 27 años, perdió a su madrina y su tía en los ataques. Dijo que Biden se acercó y le dijo que él sabía lo que significaba perder a alguien, en referencia a su hijo Beau, fallecido por un tumor cerebral. “Me dijo que me mantuviera firme”, contó. Le agradeció sus palabras y dijo que votaría por él en noviembre.

Washington, corresponsal

CB​