El fin del mundo era un incendio

Internacionales - España
Lectura

La palabra récord está poco a poco perdiendo su significado cuando se aplica a los incendios de las últimas semanas en California. La cifra total de hectáreas quemadas superó las 800.000

en el recuento de este martes por la mañana, el récord en toda la historia del Estado en un solo año. Los fuegos se multiplican cuando además California se cuece bajo una ola de calor. Woodland Hills, un suburbio del norte de Los Ángeles, registró el domingo 49,4 grados centígrados, más que Arabia Saudí, la temperatura más alta medida nunca en el condado de Los Ángeles.

El récord de hectáreas quemadas (el anterior fue en 2018) se marca además cuando la temporada clásica de incendios acaba de comenzar. Septiembre suele ser el mes más caluroso y los incendios más peligrosos suelen producirse entre este mes y diciembre, cuando empiezan a bajar las temperaturas. Ni siquiera han empezado las fuertes rachas de viento (llamadas vientos de Santa Ana o vientos del diablo) que ponen en alerta a California alrededor del mes de octubre todos los años. La previsión del servicio estatal meteorológico es que los vientos comiencen esta misma semana. La agencia antiincendios CalFire emitió una alerta roja ante lo peligroso de la situación.

Los equipos de emergencia estatales combatían 13 incendios activos el martes por la mañana, además de otros pequeños fuegos locales. El más preocupante era el llamado incendio Creek, en las montañas al noreste de Fresno. El fuego ha quemado 58.000 hectáreas en una zona boscosa. Lleva tres días ardiendo y el martes por la mañana estaba completamente fuera de control.

El Creek Fire dejó también una imagen sin precedentes el lunes. La Guardia Nacional (el ejército reservista estatal) tuvo que organizar una operación de rescate aéreo de alrededor de 200 veraneantes que habían quedado atrapados por las llamas alrededor del lago Mammoth Pool, un lugar de recreo acuático en las montañas. El pasado fin de semana era puente nacional en Estados Unidos por la festividad de Labor Day. El rescate duró horas y se realizó en helicópteros Chinook y Black Hawk.

En el capítulo de anecdotario, CalFire reveló que uno de los incendios activos más preocupantes, bautizado como El Dorado Fire, que se encuentra activo desde el domingo en los montes de San Bernardino y está contenido solo en un 15%, tuvo su origen en una bengala lanzada durante una fiesta para revelar el sexo de un bebé. En este caso, no se trata de un hecho sin precedentes. Una fiesta similar provocó un incendio en Arizona en 2017.

Pequeños fuegos alrededor de Los Ángeles dejaron entre el domingo y el lunes el cielo cubierto de humo hasta el punto de que el sol era un punto naranja en algunas partes de la ciudad. Prácticamente todo el condado ha sufrido en algún momento del fin de semana una calidad del aire nociva. El más preocupante el martes era el bautizado como Bobcat Fire, en el Bosque Nacional de Los Ángeles, al norte de la ciudad, que ha quemado ya 3.400 hectáreas a muy pocos kilómetros de lugares habitados. Toda la zona natural ha sido cerrada a los visitantes durante una semana por precaución.

En medio de la ola de calor, la compañía eléctrica está cortando la luz selectivamente por orden del gobernador para evitar sobrecargas en la red debido al uso del aire acondicionado. Las compañías tienen también orden de hacer cortes selectivos ante la alerta roja por vientos, para evitar que un chispazo provoque una desgracia como la de 2018, cuando murieron 85 personas en la localidad de Paradise en un incendio provocado por un cuadro eléctrico defectuoso.

Cargando...