Las empresas de reparaciones se miden al roto de la economía del «usar y tirar»

Economia - España
Lectura
El consumidor pos-Covid está cada vez más concienciado de la necesidad de reutilizar y alargar la vida de los productos que consume. Un estudio realizado por Wallapop, en colaboración con Ipsos, señala
que dos tercios de los españoles están dispuestos a optar por la reparación de sus productos o la compra de segunda mano, frente a la adquisición de artículos nuevos, y asegura que priorizan el ahorro. En este contexto, cabe preguntarse si las empresas de reparaciones pueden convertirse ahora en un modelo de éxito empresarial. Amparo Merino, profesora de Gestión Empresarial de Comillas ICADE, señala que hay que analizar el auge de la reparación desde dos perspectivas. Una, teniendo en cuenta la coyuntura económica, en momentos de menor renta debido a la crisis. Y otra, más allá de épocas de crisis o bonanza, como una cuestión de fondo. «La industria de la reparación tiene cada vez mayor papel protagonista teniendo en cuenta las políticas europeas que la incluyen, más allá del reciclaje, como una cuestión esencial. Un modelo económico basado en la justicia social y que tenga en cuenta los límites planetarios. Una forma de hacer economía y empresa que trasciende a la pura consecución del valor financiero y apuesta por el valor social. En este contexto la reparación es importante». No obstante, reconoce que tiene que hacer frente a una economía basada en el usar y tirar, y a la obsolescencia programada. «Va en contra de los impulsos del mercado, porque significa menos volumen de producción y de negocio», precisa. Medidas e incentivos Para Merino, se hace necesaria una mayor implicación y apoyo de las administraciones hacia este sector «incentivando la creación de empresas o eliminando el IVA de productos reutilizados, porque es un sector que genera empleo al tratarse de mano de obra intensiva», y tiene claro que una transformación profunda «no puede venir solo de pequeñas empresas o de gestos de los consumidores. Va más allá de elecciones individuales, hay que lograr que el sistema haga natural que si se rompe un producto lo primero que se piense es en repararlo, y no en tirarlo o comprar uno nuevo. Si pensamos solo en que después de la crisis y del Covid todo volverá a la normalidad, las empresas de reparación puede que dejen de tener sentido. Pero si tenemos el factor de concienciación en cuenta y apoyo político, la crisis puede ser una pequeña puerta a la consolidación de la industria de la reparación». Eduardo Irastorza, profesor de marketing en EAE Business School, coincide en que la apuesta por la reparación está asociada más a un cambio de mentalidad hacia la sostenibilidad que a la necesidad provocada por la crisis o por la rentabilidad económica. «La crisis de 2013 no sirve de referencia, en aquel momento las empresas de reparación experimentaron un auge importante, pero con la Covid es pronto para reconocer un proceso de causa y efecto. Para ello tendría que empeorar mucho más la economía» y señala que «ideológicamente tienen futuro, pero se enfrentan tanto a un mercado de obsolescencia programada como a nuevas fórmulas de renting que ponen al alcance numerosos productos sin necesidad de adquirirlos». Y señala que el futuro de la reparación se basará en la hiperespecialización. Uno de los sectores con especial nicho de mercado es el de la reforma y rehabilitación de viviendas. El último Informe del sector de la reforma realizado por Habitissimo constata que en el mes de julio se registró un incremento del 48% de las peticiones para la mejora del hogar y donde del total de solicitudes un 26% ha sido para algún tipo de operación de reparación y mantenimiento. «Tras la situación sanitaria vivida, hay una gran oportunidad para las empresas y el sector de la reforma y rehabilitación, de convertirse en uno de los motores de la reactivación económica, como generador de empleo», dice Sarah Harmon, CEO de la compañía. Los coches son otros de los frentes que más sufren los recortes en el presupuesto. «En crisis siempre se producen más reparaciones, pero con la Covid se han dado, además, circunstancias peculiares», explica José Piñera, fundador y presidente del grupo MKD Automotive al que pertenece Reparatucoche.com. «En España hay entre 35.000 y 40.000 talleres, mucha oferta súper profesional y menor demanda. Y en un escenario así, la Covid ha provocado el cierre de muchos por falta de rentabilidad. Pero eso no significa que no se repare, si el consumidor no puede adquirir un coche nuevo siempre habrá más postventa». Este experto puntualiza que el sector «no se ha comportado igual que durante la crisis del ladrillo. Al terminar el estado de alarma hubo avalancha de reparaciones provocada por la inactividad de los vehículos, y si los datos de posventa han bajado ha sido por los meses de hibernación fruto de la cuarentena. Ahora, aumentan porque el volumen de venta de coches usados ha subido, la gente tiene miedo al transporte público y no puede adquirir uno nuevo. Y, lógicamente, un mayor volumen de vehículos usados conlleva un aumento de las reparaciones», señala Piñera. 700 millones anuales Pero si hay un sector estrella en el mundo de las reparaciones es el tecnológico y, en especial, los móviles: en España se reparan al año casi cinco millones, un negocio que mueve más de 700 millones de euros anuales. Daniel Gonçalves decidió hace solo año y medio crear Punto Móvil, un taller de reparación de móviles y tablets en Valladolid. «El teletrabajo fruto del Covid ha aumentado las reparaciones de móviles, portátiles y tablets. Y con la educación a distancia muchos padres han recuperado portátiles o tablets que tenían en desuso y los han puesto a punto antes de comprar uno nuevo. Pero se trata de un modelo de negocio que está en crecimiento desde hace ocho años. Hoy los móviles no presentan tanta innovación de un año a otro, y son muchos los consumidores que optan por ahorrar y que prefieren reparar». La hora de la «alargascencia» programada «El patrón de consumo actual viene marcado por productos poco duraderos, difíciles de reparar y reutilizar. El reciclaje no es suficiente para asegurar un consumo de recursos naturales sostenible, debido al incremento incesante del consumo», señala Adriana Espinosa, responsable de Recursos Naturales y Residuos de la asociación ecologista Amigos de la Tierra. Por ello, pusieron en marcha la web Alargascencia.org que ofrece un directorio con más de 1.500 establecimientos para reparar, alquilar y dar una segunda oportunidad a todo tipo de productos: ropa, muebles, electrodomésticos... «Con ella queremos ofrecer alternativas sencillas a quienes no quieren considerar sus objetos como residuos demasiado pronto, así como dar información sobre las ventajas ambientales y sociales de estos modelos de consumo», señala. Toda una herramienta para encontrar soluciones frente a la obsolescencia programada y el hábito de usar y tirar, para alargar la vida de los productos, y alcanzar un ahorro económico y ambiental.

FUENTE DIARIO ABC:

https://www.abc.es/economia/abci-empresas-reparaciones-miden-roto-economia-usar-y-tirar-202009150224_noticia.html

Cargando...