El difícil reto del número 1

Deportes - España
Lectura
Alterado el año tenístico por la crisis del coronavirus, la ATP y la WTA se vieron obligadas a cambiar el sistema de puntuación, congelado el ranking desde el 16 de marzo y
dubitativos los tenistas por cómo iban a sumarse y restarse los puntos con torneos que se iban cayendo del calendario sin remedio. El tenis, siempre con la calculadora a cuestas, puntúa cada competición con respecto a la ronda alcanzada el año anterior. Así, al inicio de cada uno se restan los que se tenían del curso previo y se suman los que se consiguen en el presente. Por lo tanto, los tenistas hacen sus cuentas respecto a los doce meses anteriores. En la nueva puntuación instaurada en julio, este periodo de tiempo se alarga hasta los 22 meses: a contar los 18 mejores resultados desde el 31 de marzo de 2019 hasta diciembre de 2020. En términos prácticos significa que los puntos ganados en 2019 seguirán existiendo en la cuenta de 2020. Además, si un tenista alcanza una ronda mejor que el año anterior se le acumulará este resultado, no viéndose perjudicado si, por el contrario, cae antes. Aunque no sumará el doble si juega dos veces la misma competición. A modo de ejemplo, Rafael Nadal, campeón del US Open 2019, sigue teniendo en su haber los 2.000 puntos conquistados el pasado septiembre aunque no haya defendido la corona. Este sistema protege los puntos de 2020 con vistas a 2021 durante doce meses o para cuando el torneo cancelado se celebre, si resulta antes de ese plazo de 52 semanas. Una respuesta más o menos justa para todos los tenistas, pues proporciona cierta flexibilidad ante un calendario tan condensado. La ATP eligió este sistema, buscando siempre las opciones más favorables para todos, para ayudar a los jugadores que opten por reanudar las competiciones, sin perjudicar a los que optaran por priorizar su salud y decidieran no participar en ningún torneo en este 2020 caótico. De ahí que la cancelación de los torneos o las ausencias de grandes raquetas, como las de Nadal o Halep en este pasado US Open, no hayan tenido una influencia significativa, y negativa, para el desarrollo de sus carreras. Sin grandes cambios El sistema no perjudica ni hace perder puntos, por lo que el US Open apenas ha modificado la clasificación. La lidera Novak Djokovic y se antoja difícil que alguien lo desbanque en esta temporada. El serbio suma 26 victorias en este 2020, todos los partidos que ha jugado, con la única derrota por la descalificación en el US Open en octavos, ronda en la que se retiró también en 2019. Se mantiene en lo más alto con 10.860 puntos, con posibilidad de sumar en el Foro Itálico porque perdió la final contra Nadal. Es el balear el que lo sigue en la lista, con 9.850, aunque no tiene la opción de sumar, caído el único torneo en el que podía hacerlo, el Mutua Madrid Open, pues en Roma y en Roland Garros logró los títulos el año pasado. Le pisa los talones un nuevo «grande», Dominic Thiem, por fin coronado con su primer Grand Slam tras una tremenda remontada ante Alexander Zverev -que suma 1.020 puntos y sigue séptimo-. Mantiene la tercera plaza, pero sube su pedigrí. Son solo 725 puntos los que lo separan del balear (9.125), pero el austriaco no sumará en Roma, al causar baja. Sí podría acercarse a Nadal en París, donde tiene los 1.200 puntos de la final de 2019 -perdida ante Nadal-, en caso de que no lograra repetir hazaña. Y sumaría los 2.000 si lograra el título. Sin cambios en los nueve primeros, Roberto Bautista se cuela en la décima plaza del top ten (2.620 puntos) al sumar dos rondas más que en 2019 en el US Open, aunque es baja en Roma. Pablo Carreño salta nueve posiciones para situarse en el puesto 18 gracias a las semifinales alcanzadas en el Grand Slam estadounidense. El que da un paso de gigante es Alejandro Davidovich: sus primeros cuartos en un Grand Slam lo impulsan 29 plazas, hasta atrapar el puesto 70.

Fuente La Razon:

https://www.abc.es/deportes/tenis/abci-dificil-reto-numero-1-202009150141_noticia.html

Cargando...