De Magic y Bird a LeBron y Tatum: la NBA sueña con otro duelo histórico

Deportes - España
Lectura
Un mes y medio después, la burbuja de la NBA sigue flotando en el aire como una fábula a la que ya sólo le falta adjudicar el protagonismo que corresponde a los
campeones. Con el inverosímil despliegue al que ha obligado el coronavirus, jugadores, técnicos y demás empleados encerrados en el complejo de Disney World de Orlando como si de un Gran Hermano deportivo se tratase, nada como la mayor rivalidad histórica de la gran liga del planeta para rematar lo apetitoso del asunto. Los Ángeles Lakers y los Boston Celtics se miran de reojo, pendientes el uno del otro como dos viejos compañeros de cama que de nuevo se saben en la misma pomada. Entre medias se han plantado los Denver Nuggets y los Miami Heat, dos equipos con empaque, sin el lustre que caracteriza a las dos franquicias más laureadas de todos los tiempos, pero engrasados para dar un susto al mínimo despiste. Por lo pronto, el primero se lo llevaron los Celtics, derrotados en el duelo inaugural de la Final del Este (114-117). A la espera de la previsible reacción de los de Brad Stevens, favoritos por los pelos frente al que por resultados es el mejor equipo de la búrbuja (sólo una derrota de Miami en playoff), la presión recae sobre unos hombros curtidos como los de LeBron James. El de Akron es la gran estrella que sobrevive a la inclemencia de las eliminatorias, derrotado el otro contendiente angelino, los Clippers de Kawhi Leonard y Paul George, por el tesón de Nikola Jokic y compañía. Se da la paradoja de que quien probablemente sea el número dos de quienes siguen en Orlando sea uno de sus compañeros, Anthony Davis. Esto, sumado a la responsabilidad con respecto al triunfo por la que se distinguen los Lakers, pinta toda la presión de color amarillo. Es el panorama que cobró fuerza en los ochenta, cuando las virguerías de Magic Johnson o la clase de Larry Bird redefinieron el baloncesto como fenómeno de masas, condensado todo en un duelo, Lakers-Celtics, que alimenta el patrimonio del deporte. Tres finales en cuatro años (1984, 1985 y 1987; la primera para Boston, las dos siguientes para los Lakers) que permitieron recuperar el aroma a clásico fermentado en los sesenta, seis finales iguales (todas para los Celtics) en aquella década. El nuevo milenio trajo consigo un valle por el que ambos colosos tuvieron que vagar, en búsqueda de la fórmula perfecta para reconstruir las bases del éxito. De ese proceso germinó un campeonato para la franquicia de la gran urbe irlandesa y católica en EE.UU., 2008 ante los glamurosos Lakers de Bryant y Pau Gasol, quienes tuvieron la venganza en 2010, de dulce tras hacerse también con el anillo de 2009, esta vez frente a los Orlando Magic. Resurgir Lo que entonces parecía un ascenso hacia los cielos terminó en otra época complicada para ambos equipos. En Los Ángeles llevaban sin ver a su buque insignia en la fase final de la NBAdesde 2013, una calamidad para una franquicia que no entiende de procesos, momentos o evoluciones, y que de la mano de James anhela recuperar la purpurina entre la que están acostumbrados a moverse. Por lo pronto su técnico, Frank Vogel, ha dado con la tecla precisa sobre la pista, conjugando el mando de LeBron y la capacidad resolutiva de Davis con un grupo de escuderos que se comen la pista, del veterano Rondo al sorprendente Caruso. Algo más de nivel han lucido los Celtics, bendecidos como quedaron desde que tienen en el banquillo al precoz Stevens. Ahora han conseguido reunir a una camada de jóvenes estupenda, con Jayson Tatum, llamado a ser la próxima gran figura de la liga, a la cabeza, y talentos como Kemba Walker, Jaylen Brown o Marcus Smart a su vera. Con Miami y Denver pidiendo la palabra, de aquí a final de mes se sabrá si toca desempolvar los libros de Historia.

Fuente La Razon:

https://www.abc.es/deportes/baloncesto/abci-magic-y-bird-lebron-y-tatum-nba-suena-otro-duelo-historico-202009170104_noticia.html

Cargando...